El Sindicato de Enfermería, SATSE, de Castilla y León rechaza de forma rotunda las medidas planteadas por Pilar del Olmo y Antonio Sáez Aguado en la Mesa General de los Empleados Públicos de esta Comunidad y que confirman los pronósticos que han venido realizando en los últimos meses sobre la intención clara que tienen el Gobierno autonómico de cambiar el sistema público de salud en la Comunidad, “ya que reestructura la Atención Primaria con un grave perjuicio a la asistencia que se presta en el medio rural y porque perjudica especialmente a los profesionales sanitarios”.

SATSE considera que la Consejería de Sanidad modifica la normativa de Atención Primaria para acabar con la misma y sin previa negociación, ya que, pese a que este Departamento regional ha querido presentarlo como mesa de negociación, el documento con las medidas planteadas le fue entregado a los sindicatos en ese mismo momento, lo que supone una imposición más de las que se están llevando a cabo, como ocurre con la reestructuración de los PAC y las urgencias, “que se ha estado llevando a cabo sin haber normativa que lo permitiera”.
 
SATSE sostiene que las medidas son un cambio del sistema regional de salud agresivo con los profesionales, especialmente con los sanitarios, ya que donde antes no se permitía la movilidad de este personal ahora sí se va a producir sin poder de decisión alguno de estos profesionales. Además, a las enfermeras se les obliga a acumular el trabajo de compañeros al suyo propio y con independencia del número de tarjetas sanitarias o el número de kilómetros que estos profesionales tengan que cubrir.

A juicio de SATSE, estas medidas son puramente económicas de unos gestores a los que les importa poco la calidad del servicio que se presta a los ciudadanos en el medio rural y recuerda que ya fueron propuestas en el año 2005 (cuando no había crisis) por el director técnico de Atención Primaria en la Gerencia Regional de Salud y hoy gerente regional de Salud, Eduardo García Prieto. Esto demuestra, a su juicio, que la crisis es una excusa para desmantelar el sistema y que ese cambio se venía fraguando con anterioridad a ella porque la intención clara es cambiar el modelo sanitario público.

SATSE también critica que de todos los empleados públicos, estas medidas las sufran especialmente los profesionales sanitarios, ya que, como ejemplo, a éstos últimos se les aplicará la suspensión de la productividad variable (que cobraban en una paga anual), según la Junta, hasta que haya posibilidades de que les sea devuelta, a lo que se suma también la reducción en un 45% del complemento de productividad fija que las enfermeras cobran mensualmente. Pero frente a esto, el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, sigue vendiendo que pondrá en marcha las unidades de gestión clínica hospitalaria, que en algunos casos pueden reportar a los jefes de servicio de los hospitales productividades anuales por valor de hasta 10.000 euros.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador