Ángeles Alonso Rubio se despidió esta semana del Taller de Costura Municipal al que se ha dedicado en cuerpo y alma durante los 30 años de actividad. No es un adiós, sino un “hasta luego”, aseguró en la emisora Fórmula Hit Bierzo la que fuera directora del Taller que, a sus casi 93 años pone punto y final a esta etapa por motivos personales.

Fue la consecución de su sueño, del ideal de esta artesana leonesa que a principios de la década de los 80 luchó y no paró hasta conseguir que el Bembibre que la acogió tuviera su museo local, donde tendrían cabida las piezas más representativas de la historia de la villa. Y dentro del mismo, su vocación, un Taller de Costura de ámbito municipal donde mujeres como ella pudieran ampliar sus conocimientos.

El balance, 30 años después, no deja lugar a ninguna duda. Por el Taller de Costura han pasado más de 500 alumnas que han realizado trabajos particulares, entre ellos más de 350 trajes regionales de Bembibre. Trabajaron de forma voluntaria y altruista en la confección o restauración de medio centenar de pendones y pendonetas; se confeccionaron los escudos de distintos municipios de la provincia que adornan la fachada del Ayuntamiento en las fiestas patronales; una treintena de trajes típicos de otras tantas regiones o países que ahora forman parte de los fondos del Museo Bierzo Alto; manteles y servilletas para el Botillo; trajes de Papá Noel; escudos y banderas medievales; incluso hasta banderines que los soldados españoles llevaron a Bosnia; y un largo etcétera.

Bembibre Visual publicó el pasado 21 de mayo –con motivo del 92 cumpleaños de Ángeles Alonso- un reportaje audiovisual que recoge, además de su testimonio personal, el papel clave y determinante que desempeñó para la creación del Museo Alto Bierzo. De cómo empezó a recopilar piezas con valor histórico que albergó en el bajo de su vivienda a la espera de un edificio que no llegaba. La búsqueda de financiación, casa por casa, en ocasiones ella sola, pidiendo una contribución personal de 100 pesetas. La donación de Bernardo Alonso Villarejo de 125.000 pesetas. Y la etapa de Ángeles Alonso como concejala del Ayuntamiento de Bembibre, institución de la que percibía unos emolumentos por asistencia a plenos y reuniones que iban destinados al Taller de Costura, ésa era la “condición” por la que formó parte de la vida pública.

{webplayer width=610 autoStart=true video=http://www.youtube.com/watch?v=B7eiok1YZ-8 type=youtube}

En el acto de despedida que tuvo lugar esta misma semana, Ángeles Alonso contó con la presencia de las alumnas del Taller que reconocieron la labor de su directora, así como del alcalde de Bembibre, José Manuel Otero, y de la que fuera concejala de Cultura entre los años 1991 y 1999, Inés Fernández, entre otras personas que tuvieron un especial significado en estas tres décadas.

Tal y como dijo Jovino Andina en la presentación del reportaje que publicó Bembibre Visual, si tuviera que resumir en cuatro palabras lo que siente por Ángeles Alonso: “admiración, gratitud, respeto y afecto hacia una persona singular, poco común, a la que Bembibre y El Bierzo Alto le debemos mucho”.

 

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos