No llevar puesto el cinturón de seguridad es, junto con la velocidad y conducir bajo los efectos del alcohol, uno de los principales factores de riesgo en la carretera. En 2012 hubo 127 fallecidos en Castilla y León, de los cuales 98 viajaban en turismos y furgonetas. De ellos 26 (el 26,53%) no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Se estima que el cinturón de seguridad ha salvado a más de un millón de personas que podrían haber muerto en una colisión en la carretera si no lo hubieran llevado, por consiguiente es el mayor salvavidas en las carreteras. El cinturón continúa siendo el dispositivo individual de seguridad más efectivo en los vehículos. A pesar de la obligación legal de llevar el cinturón de seguridad en todos los países miembros de la UE, el uso en los vehículos ligeros se estima sólo en un 89% para los asientos delanteros y un 72% para los asientos traseros”.

De los estudios realizados por la Dirección General de Tráfico respecto al año 2012, se desprende que el 90,2 % de los conductores llevan puesto el cinturón de seguridad. Esta cifra es similar en los acompañantes delanteros, un 91,3%. O dicho de otra forma, 9 de cada 100 personas que ocupan plazas delanteras en turismos o furgonetas no están usando el cinturón de seguridad.

En los asientos traseros esta cifra de no uso se eleva hasta 20 de cada 100 ocupantes (80,4 % de uso). Al producirse una ocupación menor en los asientos traseros que en los delanteros, para el total de ocupantes el porcentaje de uso se convierte en un 88,3 %: 12 de cada 100 personas que viajan en turismo o furgoneta no usa el cinturón de seguridad.

La provincia en la que se produjo un mayor porcentaje de denuncias fue León con un 4,68% total de las pruebas realizadas (4.342) mientras que la provincia que menor porcentaje de denuncias presentó fue Zamora con 0,46 % del total de las pruebas realizadas (7.137).


Importancia del Cinturón de Seguridad

El cinturón de seguridad es un elemento básico y fundamental de la seguridad vial y reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. El airbag no es eficaz si no se complementa con la utilización del cinturón de seguridad. El cinturón de seguridad y el airbag están pensados para funcionar de forma complementaria.

El no utilizarlo en los asientos traseros supone un gran riesgo. En un impacto frontal, la probabilidad de que un ocupante de los asientos de atrás golpee mortalmente a otro pasajero de los asientos de delante puede ser hasta 8 veces mayor.

Los ocupantes se desplazan a igual velocidad que el vehículo. En una frenada, el vehículo se detiene, pero los ocupantes se desplazan: un choque a 50 km/h es como caer de un segundo piso.

En vía urbana, la posibilidad de resultar herido grave o muerto es 5 veces menor si se lleva puesto el cinturón.

Es útil en cualquier trayecto corto o largo, urbano e interurbano, tanto en los asientos delanteros como en los traseros. Protege tanto de salir despedido del habitáculo, como de impactar contra el parabrisas.

A 80 kilómetros por hora, un choque frontal sin llevar puesto el cinturón de seguridad, suele llevar fatalmente aparejado resultado de muerte o lesiones graves. El cinturón alcanza una máxima efectividad en los vuelcos, donde se reduce un 77% el riesgo de muerte.


Dispositivos de seguridad infantil (SRI). Recomendaciones

Nunca lleve a un niño en brazos, ni utilice su mismo cinturón de seguridad para protegerle.

Asegúrese que la silla está bien instalada. Adapte el reposacabezas y los arneses de la silla a medida que el niño vaya creciendo.

Conozca las características adecuadas a la talla, peso y edad de tu hijo.

No solo es importante la edad, también hay que tener en cuenta la altura y el peso de los niños.


Obligatorio:

Niños con una altura inferior a 1,35 metros

Recomendable:

Hasta los 1,50 m es recomendable que los menores sigan utilizando S.R.I homologados a su talla y peso.

En todos los casos, la banda diagonal del cinturón ha de pasar por la clavícula sobre el hombro y bien pegada al pecho, mientras que la banda ventral ha de quedar lo más baja posible sobre la cadera.

Si la banda del hombro toca el cuello o pasa bajo el mentón, el niño debe seguir utilizando un asiento elevador.

Nunca se debe ir con la banda debajo del brazo o detrás de la espalda.

A la hora de adquirir un SRI:

La silla siempre tiene que estar homologada, busca la etiqueta con la E que te indicará para que vehículos es válida y el peso de los niños que pueden utilizarla.

Pruebe la silla que estés pensando adquirir con tu hijo y valora su comodidad y adaptación, garantizando así que acepte ir atado.

Compruebe que la silla se adapte perfectamente al asiento de tu automóvil y a los cinturones de seguridad.

Solicite que te expliquen las instrucciones de instalación y valora positivamente las que sean más sencillas.

Recuerde: A nivel nacional el 43% de los menores viaja incorrectamente con los sistemas de retención infantil y el 37% lo hace sin ellos.

Reglas de Oro:

La velocidad máxima a la que un adulto es capaz de impedir que un niño salga lanzado hacia delante en caso de impacto, es solo de 5 km/h. Nunca llevar al niño en brazos, ni suelto y no compartir el cinturón porque sería aplastado.

El niño debe ocupar los asientos traseros del coche. Si excepcionalmente utiliza el asiento de copiloto, debe desconectar siempre el airbag.

No bajar la guardia en los trayectos cortos. En los trayectos de casa al cole es donde se acumulan el mayor número de conductas de riesgo.

Los niños deberán viajar en sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible. Si se puede hasta los 4 años.

Los arneses o el cinturón no deberán ir retorcidos, ni holgados, ni doblados.

El S.R.I. debe ir perfectamente instalado. No debe moverse. La mejor opción es el anclaje mediante el sistema ISOFIX.

La cabeza del niño nunca debe asomar por encima del respaldo de la sillita. Si esto ocurre indica que es preciso pasar a otra del grupo superior.

Los padres deben dar siempre ejemplo, poniéndose siempre el cinturón.

Si la sillita ha recibido algún impacto por una colisión o un accidente, nunca se debe reutilizar.

Sistema de anclaje ISOFIX:

Sistema de anclaje de la sillita al vehículo que tiene 2 ó 3 puntos: dos argollas ubicadas en el chasis, detrás del asiento trasero, en las que se introducen unos enganches que lleva la sillita y, en ocasiones, un tercer punto llamado TOP TETHER, que evita que la sillita rote.

El ISOFIX sustituye al cinturón de seguridad como elemento de sujeción de la sillita al coche y redúcela probabilidad de que el asiento se coloque de forma incorrecta.

Los S.R.I son el mejor seguro de vida del niño.

Un niño sin sujeción multiplica por 5 las posibilidades de sufrir las posibilidades de sufrir lesiones mortales o graves.

Nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales se habrían evitado si se hubieran utilizado sistemas de retención obligatorios.

Una sillita mal colocada multiplica por cuatro el riesgo de muerte infantil en caso de accidente de tráfico. El 70 por ciento de los niños que viajan en coche no utilizan correctamente la sillita., según se calcula en el proyecto europeo.

Al igual que te ajustas tú el cinturón a ellos, el cinturón o arnés les debe quedar ajustado, sin holguras y sobre el hombro. Tienen que estar cómodos y seguros.

Si utilizas adecuadamente los sistemas de retención infantil, ayudarás a reducir hasta en un 75% las lesiones en caso de accidente.

Comentarios  

0 #1 gracias 12-03-2013 14:46
Es una información muy interesante, sobre todo para los que tenemos niños. Muchas gracias

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador