El Observatorio Socioeconómico 1º de Mayo, ha presentado un informe que acerca, por vez primera, las tasas de paro y actividad en los municipios bercianos en función de la población activa. Un documento que muestra unas conclusiones catastróficas para la comarca, y que en el caso concreto de Bembibre pone en evidencia que la tasa de paro se eleva al 39%.

Según este estudio, con datos extraídos de las oficinas de empleo de Bembibre, Ponferrada y Fabero, además de la afiliación a la Seguridad Social y el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de paro en El Bierzo a 31 de marzo alcanzó el 34, 95 % , 7 puntos por encima de la media nacional.  Pero aún es más demoledor este informe si nos fijamos en la tasa de actividad de la comarca, de un 39,8%, 20 puntos por debajo de la tasa nacional, situando a la comarca de El Bierzo al mismo nivel que las zonas más deprimidas de Andalucía.

El informe identifica once municipios bercianos con una tasa de desempleo superior al 50%, entre los que se encuentran Castropodame, Noceda y Torre del Bierzo, además de  Arganza, Borrenes, Candín, Palacios del Sil, Priaranza, Sancedo, Barjas y Berlanga. Estos dos últimos llegan al 60%.

Los dos municipios más importantes de la comarca, Ponferrada y Bembibre, tienen tasas de paro del 32,15% y 39% respectivamente. Pero llama especialmente la atención que algunos municipios con economías teóricamente emergentes como Cacabelos (48%), Carracedelo (43%) o Camponaraya (36%), se encuentren en una situación similar o incluso peor.

Varias formas de interpretar los datos de paro

Estos datos distan mucho de la información que ofrecen mensualmente los servicios de Empleo. Nada más lejos de la realidad, existe una dualidad de informaciones entre los datos que arrojan la Encuesta de Población Activa y los servicios públicos de Empleo de las comunidades autónomas.

El Ecyl presenta mensualmente información desglosada por municipios donde se incluye el número de desempleados inscritos en las diferentes oficinas de Empleo. Pero tiene matices, y es que no incluyen a los mayores de 25 años que solicitan su primer empleo, a aquellos que tienen la demanda suspendida, a quienes realizan cursos de formación y a quienes perciben un subsidio agrario.

Es decir, que sobre el último dato de paro donde se refleja que en Bembibre hay, al término del mes de marzo, 2.036 parados, el número real de desempleados se supone que es mucho mayor.

Por su parte, la EPA la realiza trimestralmente el Instituto Nacional de Estadística tomando como referencia encuestas telefónicas y personales. Pero la consideración que tiene del parado también es muy diferente a la que tiene el Servicio Público de Empleo, incluyendo a mayores de 16 años que no tienen trabajo y que buscan efectivamente empleo, inclusive quienes han encontrado trabajo y no se ha incorporado al mismo.  

Ambas formas de medir el paro son válidas pero cabe tener en cuenta que ninguna de las dos ofrece datos completamente satisfactorios. Mientras un defecto claro de los datos de Empleo es que retiran a numerosas personas para el cómputo de parados cuando, en realidad, sí son desempleados, la EPA se trata de una encuesta y extrapola los datos según el muestreo concreto.

A favor de la EPA, la Unión Europea es el único dato que tiene en cuenta. Es decir, a efectos de Europa en España hay 6,2 millones de parados y no los 5.035.000 que cuantificó el Servicio Público de Empleo Estatal.

El informe del Observatorio ha tomado en cuenta diferentes factores, incluidos datos de parados ofrecidos por los servicios públicos de Empleo pero también aquellos del INE que contiene la EPA.

warhol_360