Unión Progreso y Democracia en Castilla y León afronta una vez más un 1º de mayo con pocos motivos para la celebración y sí muchas causas para la incertidumbre. Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) – con 6,2 millones de parados en toda España – y la derrota anunciada en Consejo de Ministros del pasado viernes apuntan hacia un Gobierno sin ideas, sobrepasado por las circunstancias y a la deriva de los acontecimientos.

Esta situación se agrava en Castilla y León a juicio de UPyD, donde el crecimiento del desempleo supera en 6 puntos a la media nacional. Un desempleo que ha arrancado a 36.700 personas de sus puestos de trabajo en este último año y que responde a la aplicación de una política industrial y financiera irracional, basada en el clientelismo y en las subvenciones en sustitución de la rentabilidad económica. Prueba de ello, los precios industriales se encuentran 2 puntos sobre la media española y sectores como la agricultura o la minería pasan por uno de sus peores momentos.

Casi dos millones hogares en toda España tienen todos sus miembros en paro, de los que 114.400 se encuentran en esta Comunidad, y la necesidad de servicios sociales se hace perentoria. No obstante, dice UpyD, lejos de responder a las demandas de los ciudadanos, el Gobierno regional mantiene su particular política de “austericidio” al preferir cerrar servicios de Urgencias en el mundo rural y conservar instituciones costosas, ineficientes y sin control ciudadano como las Diputaciones Provinciales. Del mismo modo, la oposición también cuenta con prioridades particulares. “Seguramente mañana se den cita muchos consejeros de Cajas de Ahorro en reivindicaciones multitudinarias y baños de masas, las mismas Cajas de Ahorro que han dejado sin crédito a los ahorradores y pequeñas empresas en las que trabajaban muchos de esos 36.700 parados y de las que han cobrado retribuciones millonarias”.

Por su parte, el responsable de la Gestora de UPyD en Castilla y León, Rafael Delgado, afirma que “se trata de un día triste, con poco que celebrar y mucho por lo que reflexionar”. Delgado considera que se debe afrontar la situación, por una parte, con políticas de reactivación del empleo que, entre otras cosas, faciliten la llegada del crédito a las pequeñas y medianas empresas, dando facilidades para la fijación de empresas o mejorando las condiciones de los emprendedores, y por otra, con políticas sociales dirigidas a los ciudadanos sin importar donde se encuentren

warhol_360