La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), ha celebrado la reunión ordinaria de primavera de la Comisión de Desembalse, en la que se analizaron las aportaciones de agua recibidas por las últimas precipitaciones y su incidencia en los embalses de la cuenca, así como el volumen de reserva de los mismos, concluyendo que los pantanos de Bárcena y Vilasouto dispondrán de agua embalsada para cubrir todas las demandas para abastecimiento y riego en los meses más secos.

Según los datos de las estaciones de control de la cuenca, el pantano de Bárcena está al 88,4% con un volumen embalsado de 305 Hm3. y el de Vilasouto está al 95% con un volumen embalsado de 19 Hm3. El año hidrológico está siendo muy húmedo con aportaciones, hasta la fecha, en torno al 50% superiores al año medio”, indica Marín, presidente del organismo.

“Si comparamos la situación actual con la del año anterior, estamos ante un escenario manifiestamente mejor,  en marzo de 2012 convocamos una reunión extraordinaria de la Comisión de Desembalse debido a la baja pluviometría registrada en la campaña hidrológica 2011-2012, en la que los embalses de Bárcena y Vilasouto se encontraban en una situación de mínimos históricos, lo que presagiaba que no se podrían satisfacer las demandas de agua para riego, luego la situación mejoró con las lluvias de los meses de abril y mayo; este año la diferencia de nivel es notable y por ello podemos garantizar la demanda de abastecimiento y riego para los próximos meses”, explica Marín. 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador