Más de 2.000 personas salieron esta tarde a la calle para expresar su rechazo a los recortes en educación y a la futura Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que ha anunciado el Gobierno. Después de una jornada de huelga (que secundaron en mayor medida los alumnos frente a profesores), la manifestación en Ponferrada puso punto y final a los actos de protesta programados en la comarca.

La capital berciana se convirtió en el epicentro de esta manifestación a la que se desplazaron integrantes de la comunidad educativa de todos los puntos de la comarca, incluidas numerosas personas de Bembibre. Profesores, alumnos, AMPAS y los padres de alumnos de todas las etapas educativas (desde educación infantil hasta universidad) han puesto en duda la LOMCE por entender que discrimina a los alumnos tanto en función de sus aptitudes como por sexos. Pero también cuestionan, entre otros, el modelo educativo que limita la participación de la comunidad educativa en las grandes decisiones, que a partir de este momento serán tomadas por el director.

La jornada de huelga en la escuela pública fue secundada principalmente por los alumnos. En las habituales guerras de cifras, los sindicatos hablan de un seguimiento del 77% de los alumnos frente a un 30% de los profesores. La Junta de Castilla y León rebaja estos porcentajes en la enseñanza no universitaria a un 43,65 y 10,63 respectivamente, en la provincia de León, según el parte de tarde de la Administración Autonómica.

La protesta en las calles se desarrolló en jornadas de mañana y tarde. Por la mañana, apenas un centenar de alumnos se manifestó desde plaza Lazúrtegui al Ayuntamiento. Por la tarde realizaron el mismo recorrido con un abrazo simbólico al IES Gil y Carrasco.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador