Un árbol del género Prunus del parque Gil y Carrasco apareció este lunes en el suelo en la zona de recreo, en las proximidades del estanque. Lo que inicialmente parecía un hecho aislado, y al margen de las causas, se ha convertido a la postre en una preocupación para el Ayuntamiento que ha advertido de la presencia de una enfermedad que amenaza a todos los árboles de la especie.

Probablemente sea cuestión de poco tiempo que esta variedad comience a desaparecer en el parque, igual que ya ha terminado con este primer árbol, según ha informado a Bembibre Digital el alcalde, José Manuel Otero. El regidor advirtió que detrás de ello parece que está un hongo que afecta gravemente al Prunus hasta el punto que provoca la muerte del árbol.

“Vamos a estudiarlo en profundidad pero de momento parece que hay otros dos árboles afectados por este hongo, y creemos que pueden estar todos los demás contagiados por esta enfermedad”, manifestó el alcalde.

El Ayuntamiento está a la espera de conocer la extensión del hongo y cómo afecta a estos árboles para tomar las medidas respecto al resto de la especie en el parque.

La caída al suelo del árbol, en la tarde de este lunes, no provocó ningún daño a ninguna persona. A lo largo de la tarde provocó mucha expectación.

warhol_360