El termómetro, que marcaba 32 grados a las 6 de la tarde, no fue un obstáculo para las numerosas personas que asistieron al evento central y espectáculo de velocidad que organizaron los Bierzorros en el marco de la cuarta concentración de motos. La calle Maestro José Alonso del Barrio sirvió como circuito para los participantes, y a su alrededor el público no quiso perderse las acrobacias de los moteros más atrevidos a dos ruedas, o su pericia alcanzando altas velocidades en este tramo de la calle.

Durante todo el día los moteros participan en esta concentración, que tiene como sede principal las calles de Bembibre y los bares de la plaza Santa Bárbara e inmediaciones. Durante la jornada tienen espacios reservados exclusivos frente a los establecimientos colaboradores, lo que también ha atraído a numerosas personas procedentes de muy variados puntos de la provincia y provincias vecinas.

Aunque la concentración comenzó oficialmente ayer, el día grande ha sido hoy y sobre todo por la tarde, cuando el ruido de los motores se entremezcló con el olor a neumático quemado en todo Bembibre para anunciar este evento que, en su cuarta edición, todo apunta a que está más que consolidado.