Imagen del interior del call center / Foto cedida a BD: GGLos representantes de los trabajadores del call center CC&CC han salido en defensa de la empresa ante las acusaciones del sindicato CSIF por riesgo de un posible brote de tuberculosis. El presidente del comité de empresa, Carlos González, asegura que se ha dado “el diagnóstico de una única persona afectada por la enfermedad” y considera que ha habido una actuación siguiendo el protocolo pertinente.

Ha sido el propio comité de empresa el que ha expresado su “rechazo” a las informaciones del sindicato CSIF y manifiestan que “tanto la empresa como el comité de seguridad y salud de la misma nos han mantenido informados de la situación desde que tuvo conocimiento de la misma”. Los representantes de los trabajadores dicen que “el protocolo activado y seguido por empresa, la mutua y los servicios sanitarios es el correcto y adecuado en estos casos, se han realizado las pruebas pertinentes a los trabajadores expuestos a un ‘supuesto riesgo’ y el resultado de las mismas, con el diagnostico de una única persona afectada por la enfermedad, ha demostrado la inexistencia de peligro para el resto de compañeros del centro”.

El presidente del comité, Carlos González, asegura que el objetivo fue “no generar nerviosismo ni alarma social dentro de la plantilla, ya que a medida que se iban obteniendo los resultados se comprobaba la inexistencia de riesgos para los trabajadores”.

Califica como “irresponsable” el comunicado del sindicato y afirma que “la situación estaba totalmente controlada y el resultado de las pruebas era el normal para la zona geográfica en que nos encontramos”. Considera que el sindicato buscó “fines electoralistas” y concluye con un apoyo expreso a la empresa y al comité de seguridad y salud.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos