Las redes sociales se han convertido en buenas aliadas de la reventa, algo inusual en Bembibre pero que esta vez el concierto de Melendi ha hecho realidad. La reventa funciona desde el jueves, un día después de que el Patronato de Fiestas anunciara que las entradas se agotaron. Desde entonces el precio ha ido subiendo considerablemente.

Desde quienes vendieron su entrada por 17 euros porque no pueden ir al concierto, hasta quienes piden directamente hasta 50 euros. Otros han optado por el proceso de subasta a ver lo que sale. Hay desde vendedores que ofertan una entrada suelta hasta quienes marcan sus propias condiciones y venden o subastan un paquete con dos entradas o más entradas.

Bembibre Digital comenzó a hacer seguimiento de la reventa el pasado viernes, cuando detectó los primeros anuncios en las redes sociales. De las cuatro personas con las que contactó ese mismo día vía mensaje privado en Facebook, dos de ellas indicaron que no tenían intención de hacer negocio y únicamente las vendían a quien pagara el precio de 17 euros, el mismo que desembolsaron de forma anticipada. Una vendedora incluso llegó a asegurar a este medio que estaría dispuesta a bajar el precio con tal de no perder el dinero (que finalmente no fue necesario porque enseguida apareció una compradora). En ambos casos se trata de personas que, por circunstancias sobrevenidas, no pueden acudir hoy al concierto.

Las otras dos personas pedían 20 y 22 euros respectivamente, cada una con dos entradas. En el primer caso, se trata de una persona que en el último momento advirtió la imposibilidad de acudir al concierto y pidió el mismo dinero que cobraría en taquilla, mientras que la otra persona reconoció que su intención era venderla 22 euros para ganar cinco a cada entrada de tal modo que sacrificaría así el concierto de Melendi, sobre todo cuando “nos lo hemos pensado mejor y preferimos no ir a verlo y vender las entradas”.

El sábado cambió todo, pero ya no hacía falta acudir a los mensajes privados para conocer los detalles. Directamente los vendedores comenzaron a pedir entre 20 y 25 euros por entrada o bien optaron por la vía de subasta, lo que significa esperar a la mejor oferta para despachar las entradas. Las subastas han llegado esta misma mañana hasta los 50 euros por dos entradas, pero incluso un vendedor cambió las condiciones y llegó a pedir hasta 100 euros por las dos entradas, o lo que es lo mismo, 50 euros por cada una. No es el único caso, esta misma mañana otro usuario publicó un anunco en su muro privado en que pide "100 euros por bolígrafo BIC, de regalo dos entradas para Melendi". En ambos casos ha habido una reacción crítica de otros usuarios. 

Más allá de las redes sociales es un enigma lo que sucederá hoy en las inmediaciones del pabellón Bembibre Arena, en que se espera que haya personas con la intención de comprar su entrada. Por lo pronto, la reventa ha tenido lugar de forma privada o a través de las redes sociales.

El hecho de que se agotaran a mediados de esta semana las 4.000 entradas puestas a la venta de forma anticipada ha provocado numerosas reacciones, incluida la reventa. Pero también las críticas y justificaciones sobre esta medida.

Por un lado, hay quienes insisten en que debe haber un porcentaje mínimo en taquilla, asegurando incluso que es así "por ley". Hay quienes animan a los interesados a acudir a taquilla asegurando que habrá entradas a la venta –cosa que es absolutamente falso, no habrá venta en taquilla, reconfirmado una vez más por el Patronato de Fiestas esta misma mañana-. También hay argumentos de quien defiende que no es necesario reservar porcentaje alguno para taquilla y lo hacen poniendo como ejemplo los casos en que se abre una venta en taquilla en un teatro y días antes de la función ya no quedan entradas. Esta versión procede directamente de fuentes de la organización.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador