Los cuatro alumnos de cuarto de la ESO del IES “Señor de Bembibre” que cursan la asignatura de Latín se han encontrado con la supresión sin previo aviso de esta materia y con el anuncio de que el centro no la mantendrá durante este curso. Una decisión que se ha encontrado de frente con la oposición de los alumnos afectados y sus padres, por cuanto se ha producido seis días después de haber iniciado el curso lectivo y con una propuesta alternativa que no les convence en absoluto.

Sonia, María, Andrea y Roberto llevan desde el lunes sin asistir a clases de Latín porque, a pesar de que el profesor permanece en el centro, no puede impartir la asignatura a estos estudiantes de cuarto de la ESO. El centro comunicó directamente a los alumnos que la dirección de Educación les comunicó esta decisión ofreciéndoles cambiar la asignatura –que les cierra las puertas para cursar Humanidades- o cambiar de centro al instituto Álvaro Yáñez.

La Dirección Provincial de Educación justifica esta decisión con arreglo al reducido número de alumnos, una versión que cuestionan teniendo en cuenta que la materia de Portugués en algunos casos se mantiene con dos alumnos, e incluso ponen como ejemplo un caso similar a éste en la provincia donde un aula de instituto se mantiene con cinco alumnos matriculados, expresaron los padres.

Carmela Beltrán, portavoz de los padres, criticó que “después de admitir las optativas se las quitan”, pero que “los padres no estamos dispuestos”. De la misma forma que tampoco están en disposición de consentir este cambio de centro una vez ha comenzado el curso lectivo.

Padres y alumnos han enfocado su protesta directamente a estamentos superiores al propio centro hasta tal punto que también consideran una víctima al profesor de latín que permanece en el centro pero sin poder impartir las clases de latín a los estudiantes de cuarto de la ESO. “Han dado Latín desde el primer día”, explicó, pero “al sexto día alguien de la administración se dio cuenta que son cuatro para Latín”, declaró. “Que arreglen esto porque han metido la pata desde arriba”, denunció, “no el director ni los profesores, sino desde arriba”.

Ayer jueves mantuvieron una reunión con inspección educativa y la dirección del centro con la negativa a modificar este planteamiento. Sin acuerdo, este viernes por la mañana explicaron los detalles a las puertas del centro y a partir de este momento están dispuestos a recorrer todos los medios de comunicación para contar lo que les ha pasado.

Los alumnos han expresado que se sienten “frustrados” por esta decisión que, consideran, incide directamente en su formación. “Necesitamos esas optativas para el futuro y ellos están impidiendo la igualdad entre los demás estudiantes”, expresó Roberto, en representación de los cuatro afectados.

Este grupo de estudiantes teme que esta situación va a provocar una discriminación por cuanto “una persona que haya tenido Latín en cuarto tiene más preparación que nosotros” y, en caso de no cursar esta materia, “tendríamos más dificultad para aprender y seguir el ritmo”.

Roberto fue tajante al afirmar que “no vamos a aceptar ni cambiar de modalidad ni cambiarnos de instituto”. “No nos pueden cambiar una plaza que ya nos han dado”, concluyó.

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos