Los cuatro alumnos de cuarto de la ESO del Instituto “El Señor de Bembibre” a los que la Dirección Provincial de Educación decidió dejar sin la asignatura de latín acuden al aula con el libro de esta asignatura tal y como está programado en el horario. Pero con dos matices: por un lado, siguen sin tener un profesor que imparta esta materia y, por otro, el centro les está poniendo una falta injustificada.

Los padres consideran una medida de presión, pero de momento quieren confiar en el aparato burocrático que ellos han respetado escrupulosamente, primero con la formalización de la matrícula y posterior aceptación, y luego con el inicio de las clases con un profesor. Razones con las que se consideran legitimados para seguir adelante a la espera de un cambio de rumbo del órgano educativo.

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos, Ampa, ya ha tomado cartas en el asunto y como primera medida se ha dirigido por carta a la Dirección Provincial para exigir una solución. Por ahora, permanecen a la espera de esa respuesta “y en función de lo que nos contesten tomaremos otro tipo de medidas”, aseveró el presidente del Ampa, Tomás Gómez.

De momento no han querido avanzar en qué sentido irán las medidas, aunque la comunidad educativa está cada vez más enfadada por esta decisión que, según consideró la madre de un estudiante de primero de la ESO a Bembibre Digital, es el principio “para que el día de mañana desaparezca la rama de Humanidades”. Y en concreto justificó que “si consiguen que esos cuatro alumnos se vayan, la rama de Humanidades va a quedar con cinco alumnos, y luego nos dejarán sin esta opción”.

Respecto a las faltas injustificadas que reciben los alumnos, el presidente del Ampa expresó que “difiero bastante de que sean injustificadas”, y en concreto porque “dicen que no están matriculados cuando sí que lo están, y ellos están asistiendo a clase”.

 

El centro insta a resolver la situación

El centro remitió el pasado 7 de octubre una segunda carta a los padres en la que les informa que “su hijo no se encuentra matriculado en ninguna de las materias optativas ofertadas por el centro como alternativa al latín, por lo que la matrícula para el curso 2013-2014 no se encuentra debidamente formalizada”.

En esta misiva, que está firmada por el director, informan que esta situación “ha de resolverse a la mayor brevedad”.

La madre de Roberto, uno de los estudiantes afectados, ha adjuntado a Bembibre Digital una copia de esta carta junto con la matrícula de su hijo para desmontar la versión del centro. Una matrícula en la que el alumno escogió la opción 2 con latín. La matrícula está debidamente sellada por el centro educativo el día 6 de septiembre de 2013.

A pesar de la carta que dirigió el centro de enseñanza los padres no responsabilizan ni al director ni al profesor de latín, a los que también consideran como “víctimas”, sino que piden soluciones directamente a la Dirección Provincial de Educación que es el órgano que ha tomado esta decisión.

 

La Dirección de Educación ha cometido “un fallo”

Para el Ampa no hay ninguna duda de que la Dirección Provincial de Educación ha cometido “un fallo”. Tomás Gómez se remonta a los hechos, al inicio ordinario del curso y a que posteriormente “se echaron atrás” anunciando la supresión de una asignatura. “Al centro no le causa ningún trastorno”, expresó Gómez que defendió que impartan esta materia en beneficio de los alumnos. Es más, entiende que esta situación sí que ha generado un problema, pero “lo ha creado la administración sin necesidad, y a las familias les ha causado un trastorno ya que han comprado los libros”, recordó. Libros que en algunos casos no son válidos incluso entre centros.

 

Noticia relacionada: Educación suprime la asignatura de Latín para cuarto de la ESO en el "Señor de Bembibre" 

warhol_360