Unión Progreso y Democracia en Castilla y León celebra el descenso del paro en la región en 789 personas respecto al mes anterior, pero recuerda que aún quedan 238.087 desempleados en la comunidad y muestra su preocupación por la pérdida de afiliados a la Seguridad Social.

La formación magenta ve con escepticismo en el último indicador del Ministerio de Empleo y Seguridad. “Pese a las declaraciones grandilocuentes del ministerio y la consejería del ramo, Castilla y León perdió 11.163 afiliados de un total de 66.829 en relación a octubre de este año, lo que supone un 16,7% de total. Es decir, que uno de cada seis trabajadores que se han dado de baja de la Seguridad Social residía en esta comunidad autónoma”.

Este partido se pregunta si estas cifras “de difícil encaje” – una reducción del paro con un descenso de los afiliados a la Seguridad Social – son fruto de un suelo técnico producido por el descenso de la población, el retorno de inmigrantes a sus países de origen, el goteo de castellanoleoneses que buscan mejor fortuna fuera de esta comunidad o la inscripción en cursos de formación, que no se refleja como situación de desempleo.

El coordinador territorial en funciones, Rafael Delgado, muestra su satisfacción por las 789 personas que han encontrado un trabajo entre octubre y noviembre, pero reconoce que “el daño a la economía de la región y a sus ciudadanos ya está hecho”. Delgado señala que el desempleo es sólo una parte del problema, “tal vez la más urgente” y recuerda que si se analizan los indicadores de morosidad, la pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos o la destrucción de tejido industrial “la situación es menos plácida que lo que afirma el Gobierno regional”.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador