La procuradora socialista Ángela Marqués preguntará, en el Pleno de las Cortes de Castilla y León el próximo martes, al Consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, por el planteamiento que tiene la Junta a la hora de poner en marcha las unidades de gestión clínica.

Los socialistas pretenden conseguir un compromiso firme del Consejero para que estas unidades de gestión no se creen en los hospitales donde haya un rechazo importante por parte de los profesionales. En este sentido esperan que el Consejero se manifieste claramente en contra de implantar las unidades de gestión clínica en el Hospital del Bierzo ya que quedó demostrado en su reciente visita que los trabajadores están en contra de este modelo de gestión.

Desde el PSOE se comparte este rechazo porque es un modelo que encierra graves peligros para el sistema de salud público, desde el punto de vista de los trabajadores, este sistema puede provocar pequeños Reinos de Taifas dentro de los hospitales o centros de salud, donde la arbitrariedad campe a sus anchas y se pueden poner en riesgo los derechos y garantías laborales de los trabajadores; por otro lado desde el punto de vista de los pacientes, el ahorro que busca la administración puede proceder de decisiones que causen un deterioro de la calidad asistencial, al reducirse tiempos de hospitalización por criterios económicos y no sanitarios, en el uso de determinado material más barato o la reducción de pruebas diagnósticas.

Marqués también ha querido poner sobre la mesa la falta de transparencia de todo este proceso a pesar de que lo intenten disfrazar de mucha participación utilizando las visitas del Consejero, pero lo cierto es que, a día de hoy, nadie conoce la evaluación de las dos unidades de gestión clínica que se han puesto en marcha como proyectos pilotos, que son el servicio de cardiología del Hospital Clínico de Valladolid y el servicio de psiquiatría de Zamora.

Desde el PSOE se apunta que en Zamora, por ejemplo, se ha reducido a la mínima expresión la hospitalización y los pacientes están ahora en pisos tutelados que gestiona una Fundación vinculada a la unidad de gestión de clínica, en estos pisos tutelados estos enfermos reciben visita del personal de enfermería adscrito a la unidad de gestión, “una visita que no puede cubrir evidentemente la atención que se dispensaría al paciente si estuviera 24 horas hospitalizado y que no permite un control adecuado del tratamiento” indica la socialista

La procuradora berciana entiende que este modelo en manos del PP es una fórmula para privatizar la sanidad pública, creando pequeñas empresas dentro de hospitales públicos y abriendo vías de negocio pero que no aporta soluciones para los problemas de la sanidad berciana como puede ser el aumento de las listas de espera mientras se mantienen cerradas camas en el Hospital del Bierzo.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos