El pasado 5 de enero, el niño Marcos Enrique Cretu sufrió un fallo cardíaco mientras dormía en su domicilio de Ponferrada. Aunque los médicos consiguieron reanimarle, el diagnóstico de extrema gravedad justificó el traslado al Hospital Clínico de Salamanca, donde falleció cuatro días después, el 9 de enero. Sus padres no dudaron en donar los órganos de su hijo para salvar la vida de otros niños.

Por si no fuera suficientemente dolorosa esta dramática historia, el pequeño Marcos Enrique, Kike, ponferradino hijo de padres rumanos, permanece en el tanatorio Virgen de la Vega de Salamanca sin haber recibido sepultura. Sus padres no tienen trabajo, no tienen recursos de ningún tipo, y no pueden hacer frente al enorme coste que conlleva repatriar el cuerpo de Kike a Rumanía.

Los padres, Ion y Juanita Carmen, estuvieron esta mañana en los estudios de FM Bierzo donde relataron los hechos, acompañados por el presidente de la asociación para la lucha contra enfermedades renales, Alcer, Julio González, que ha iniciado una campaña para dar a conocer esta historia e intentar conseguir que la solidaridad ciudadana permita reunir los 4.910 euros que necesitan para repatriar el cadáver del niño.

“A mí me ha llegado muy hondo porque estoy viviendo gracias al órgano de alguien que, como esta pareja, ha decidido donar”, explicó Julio González. “Hemos conseguido un monumento a los donantes de órganos, malo sería que no consigamos los 5.000 euros que necesita”, destacó, y añadió que “ellos –la familia- han donado esos órganos que se han multiplicado en varias vidas”, con lo que hizo un llamamiento a la solidaridad ante este caso.

El plazo máximo para mantener al niño en el depósito finaliza el día 9 de febrero, “si no luego cobran 30 euros diarios”, algo que es impensable para esta familia.

El presidente de Alcer está dispuesto a buscar hasta en el último rincón para conseguir el dinero necesario, porque las personas que han recibido un órgano, dijo, “por mucho que hagamos nunca encontraremos la forma de pagar ese favor”.

La familia ha abierto una cuenta en la entidad Bankia, con número 2038 9413 92 3000810583, y también por medio del teléfono de Alcer 696 97 86 00. Asimismo hay una página en Facebook bajo la denominación “Ayuda a Kike Cretu”.

La buena noticia es que a lo largo del día de hoy la repercusión que ha ido adquiriendo la noticia ha estimulado las donaciones, que se aproximan ya a los 1.000 euros. A las 11 de la mañana había 130 euros contados.  

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY} 

728x90-cuenta-on-verde
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral
warhol_360