Imagen que captó la cámara de seguridad del establecimiento

El timo de los 100 euros ha llegado a Bembibre. Al menos así se desprende de los hechos que relató un establecimiento local tras la experiencia que tuvo ayer con un cliente que, primera impresión al margen, fue a hacer una compra pequeña con un billete de 100 euros. No era falso, al menos pasó la prueba del verificador de billetes. Pero lo que pasó después despejaron las dudas, según la versión de este negocio.

El supuesto falso cliente entró en la tienda por vez primera (ni los propietarios ni dependientes lo habían visto antes) para hacer una compra de pequeño valor con un billete de 100 euros. Aseguró que no tenía menos. El vendedor hace entrega de los productos, recoge el billete –que pasa la verificación de autenticidad, luego no se trata de una falsificación-, el vendedor le entrega el cambio y en ese momento entra en juego la picaresca y la argucia: el supuesto falso cliente mete sutilmente el cambio en el bolsillo y al poco le informa que sí tiene el importe exacto. Le pide el billete de 100 euros mientras le ofrece la cantidad justa. Pero no devuelve el cambio.

El objetivo de este timo consiste en intentar distraer al vendedor, generalmente aprovechando que hay otros clientes de tal modo que el dependiente se concentre en la otra venta, o bien intentar un despiste de aquel para conseguir su propósito: que le devuelva el billete de 100 euros, el cliente paga el importe exacto pero no devuelve el cambio que le habían dado. En esto consiste el timo.

Aunque en este concreto caso lo intentó, el vendedor se opuso a hacer entrega del dinero, es más, incluso los billetes de 50 estaban tan contados que de ninguna manera le salían las cuentas. Luego, el supuesto falso cliente podría no estar diciendo la verdad. Sin embargo, aquel expresó su enfado y se enfrentó al vendedor que, en ese momento, planteó una prueba que iba a ser irrefutable: las cámaras de seguridad que grabaron todos los movimientos, desde la entrada del cliente, la venta, y hasta el dinero.

El supuesto falso cliente, casualmente, encontró en ese momento el cambio que le había dado el vendedor, según informaciones de la tienda. Eso sí, le devolvieron sus 100 euros, aseguraron, el falso cliente devolvió la compra y el cambio y todo volvió a su momento inicial, como si este hombre nunca hubiera entrado.

Con esto, la tienda también ha querido hacer un llamamiento porque este timo llega a Bembibre, aunque ya se está dando en Ponferrada, donde los propietarios también tienen un negocio y conocen la realidad de la ciudad vecina. Es más, en este establecimiento de Bembibre hace dos semanas ya habían intentado hacer una compra muy pequeña con un billete de 100 euros, pero en aquel momento el vendedor no pudo aceptarlo por no tener cambio, aunque propuso al cliente alternativas para que obtuviera cambio. Claro está, aquel cliente nunca volvió.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360