Unión Progreso y Democracia en Castilla y León alerta de la incapacidad de la Junta para mejorar el desarrollo económico y social de la región, a la vista de los casi 13.000 afiliados menos a la Seguridad Social respecto al año anterior.

Según los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social las afiliaciones reflejan una caída del 1,55%, muy por encima de la media nacional que se sitúa en un 0,04%. Asimismo, y pese a la reducción del desempleo en 2.938 personas, un 1,19% menos respecto al año anterior; lo hacen en un contexto muy negativo con un incremento de temporalidad de los contratos y con importantes recortes salariales en los trabajadores.

UPyD señala que la Comunidad Autónoma se encuentra en un escenario muy negativo para la creación de empleo: "se han perdido más de mil de autónomos, cuenta con una de las tasas de emigración absoluta más altas de España y un crecimiento vegetativo negativo. Castilla y León, además, envió 30.900 trabajadores fuera de la región, según un informe publicado por Randstad".

El coordinador territorial, Rafael Delgado, lamenta este escenario y asegura que la situación económica de Castilla y León “es bastante peor que el mensaje de ‘no tan malo’ que difunde el Gobierno regional”. Delgado explica que “achacar las cifras de paro a la situación estacional es un criterio que cae por su propio peso con la información anual” y urge al Gobierno regional “a modificar su fallida política industrial y económica, e implantar empresas en la región que no desaparezcan cuando acaben las subvenciones”.

 

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE} 

warhol_360