Las fuertes rachas de viento también se hicieron notar en Bembibre donde la Policía Municipal recibió varios avisos a lo largo de la mañana. El cartel de obra de la nueva traída de agua que estuvo amenazando con vencerse hacia la acera, una valla de cercado que cayó sobre un vehículo estacionado, y hasta parte de una cornisa que cayó desde una altura de cuatro plantas, fueron algunas de las consecuencias palpables del temporal de viento en Bembibre.

En ninguno de los casos hubo que lamentar daños personales, incluso los daños materiales a terceros han sido mínimos. De hecho, el único daño destacable fue la caída de la valla de cerramiento del futuro parque de Gonzalo Mansilla que se precipitó sobre un vehículo causando, según fuentes policiales, algunos daños en chapa.

Sin embargo, hubo otras consecuencias que no llegaron a revestir más gravedad por una relación causal tan fundamental como que no pasó nadie justo en aquellos momentos. En concreto en la confluencia de las calles Eloy Reigada y Río Miño la cornisa de la esquina se desprendió desde una altura de cuatro plantas. Asimismo, en la calle Susana González, el cartel de obra doblando continuamente hacia la acera por las fuertes rachas de viento alertó a numerosos viandantes que pasaban justo en aquellos momentos. El Ayuntamiento procedió a retirar el cartel.

Hubo otros incidentes en distintos puntos de la localidad, chapas metálicas arrastradas por la avenida del Bierzo, señalización móvil y vallas de obras y muchos contenedores caídos que obligaron a la Policía a prestar especial atención a los contratiempos causados por el viento.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos