Unión Progreso y Democracia en Castilla y León muestra su preocupación por las declaraciones del consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, en referencia a la fusión de Ceiss con Unicaja. Este partido considera que hacer ‘borrón y cuenta nueva’ sólo puede llevar a repetir los errores en la gestión de llamado músculo financiero de la región: una gestión politizada e ineficaz que hizo desaparecer el patrimonio de las entidades financieras y cuyos Consejos de Administración decidieron refinanciarse con la venta de acciones preferentes a clientes minoristas, 35.000 afectados directos sólo en Castilla y León.

La formación magenta recuerda que la compra por la entidad que dirige Braulio Medel no puede ocultar los desmanes que se han cometido en ambas cajas castellanoleonesas. Unicaja ha tenido tiempo suficiente para obtener toda la información sobre las operaciones y el estado real del banco castellanoleonés, "una situación nada halagüeña para Caja España-Duero a la vista de las condiciones draconianas que ha impuesto Medel y que el Gobierno regional ha aceptado sin dilación".

Por todo ello, dice UPyD, la entidad malagueña no sólo hereda su volumen de negocio y la mermada red de oficinas de Ceiss, sino también hereda las deudas económicas y morales de sus predecesores y también debe responder por ellas.

El coordinador territorial, Rafael Delgado, lamenta que con este tipo de declaraciones “se da alas a la impunidad”. “Al frente de los Consejos de Administraciones de Caja España y Caja Duero”, recuerda Delgado, “había representantes políticos que se han inhibido cuando les tocaba asumir responsabilidades”. “Es muy triste que un representante público aliente a los castellanoleoneses para que miren a otro lado cuando son los principales agraviados por su mala gestión. Esta forma de actuar es propia de una casta política que debe desaparecer”, concluye.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE} 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador