Ha pasado más de un año y medio desde la puesta en funcionamiento del Centro de Escucha de Bembibre y “la acogida ha sido muy discreta”, aseguró la coordinadora del proyecto, Yolanda Busto. Un servicio que nació con la clara intención de contribuir a resolver problemas y conflictos personales mediante una terapia individual o grupal para ayudarle a superar situaciones traumáticas.

“Un año y medio de paciencia”, lamentó Busto, que cuantificó en 14 el número de usuarios que han hecho uso de este servicio durante este periodo de tiempo. “Personas mayores, con problemas en el duelo, personas enfermas a las que les costaba asumir su propia enfermedad”, añadió, pero en número que, de una forma u otra, consideran que podría ser mayor dadas las características del servicio, que presta de forma gratuita un equipo voluntario a los ciudadanos que lo requieran.

El grupo coordinador del Centro de Escucha es consciente que existen unos patrones generales que limitan la asistencia en poblaciones como Bembibre, a pesar de que consideran que el número de usuarios potenciales sería muy superior a los 14 usuarios reales. Y una de esas razones que frena a la ciudadanía es, fundamentalmente, la relación tan cercana a pie de calle. Es “una especie de pudor”, manifestó Busto, por compartir experiencias tan íntimas a personas a las que pueden conocer.

A pesar de esta creencia, se trata de un equipo que ha sido debidamente formado por el Centro de Escucha San Camilo entre otras en el manejo de la discreción y para poner todo de su parte para contribuir a la resolución de estos conflictos.

Pero existe otra razón que limita a los ciudadanos a acudir al Centro de Escucha y es cuando “uno piensa que lo puede aguantar él solo”.

En su visita a Bembibre, el responsable del Centro de Escucha San Camilo, Valentín Rodil, consideró que cuando se produce una necesidad real existe una “tradición” de no pedir ayuda. “Si no lo supero, me lo callo”, algo que, entiende, debe cambiar: “en  otros siios hemos logrado eliminar eso”, aseguró.

Durante la mañana de hoy la unidad móvil del Centro de Escucha San Camilo, financiada gracias a la aportación de la Obra Social La Caixa, permaneció en dos ubicaciones diferentes de Bembibre para prestar atención tanto a ciudadanos que lo necesitasen como para potenciar la información y realizar labores de formación entre el equipo voluntario.

El Centro de Escucha atiende en la Casa de los Servicios Sociales, los miércoles, de 18 a 20 horas. Los encargados del servicio destacan que ofrecen otros horarios si fuera necesario en casos excepcionales. 

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral
warhol_360