El relator especial de la ONU para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff, ha leído ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el informe que ha elaborado sobre España tras su visita, el pasado mes de marzo. En él se enumeran los numerosos incumplimiento que el Gobierno de España hace de sus compromisos internacionales y en especial de los que afectan a las víctimas de la dictadura franquista.

Tras la lectura del informe se ha producido la respuesta de la Representación Permanente de España ante la Oficina de Naciones Unidas y Organismos Internacionales en Ginebra, Ana María Menéndez que ha tachado de impreciso el informe de De Greiff y ha asegurado que las víctimas de la guerra civil y de la dictadura ya han conseguido la reparación que precisaban, que es la de tener una democracia. Se trata de algo que, a juicio de la ARMH, se contradice con las miles de peticiones de ayuda, de víctimas de la dictadura franquista, que ha recibido la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica desde el año 2000.

Desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), consideran "un insulto que una representante de nuestro Gobierno considere satisfactoria la desaparición de 114.226 hombres y mujeres cuyos cadáveres siguen en fosas de cunetas y caminos. También resulta lamentable que para elaborar su respuesta al informe el Gobierno de España no se haya puesto en contacto con los afectados y envíe a una representante que en algún momento parecía hablar en nombre de las víctimas cuando aseguraba que ya tienen la reparación que tienen".
 
La representante de España, ante un organismo humanitario de la ONU, ha considerado que el Estado español no tiene una tarea pendiente con respecto a las víctimas de la dictadura. “Resulta lamentable ver que en una democracia como la española, delitos de lesa humanidad, que no pueden prescribir por ninguna ley de amnistía, son archivados sin llevar a cabo la más mínima atención a los familiares que han sufrido los delitos más graves que se pueden cometer contra un ser humano: detenerlo ilegalmente, torturarlo, asesinarlo y esconder su cadáver”, asegura Emilio Silva, presidente de la ARMH.
 
La ARMH enviará una pregunta por registro a la Representante Permanente de España ante la Oficina de Naciones Unidas y Organismos Internacionales en Ginebra, Ana María Menéndez, "para denunciar la discriminación que hace el Gobierno de España de unas víctimas de la violencia con respecto a otras". En ese sentido el informe de De Greiff señala que en una democracia no puede existir una discriminación política a víctimas de delitos tan graves. “Queremos saber si a partir de ahora el Gobierno tiene previsto decirles a las víctimas de otros delitos que no van a acceder a la verdad, a la justicia y a la reparación porque tienen que conformarse con vivir en democracia”, explica Silva.
 
La ARMH, que ha exhumado más de 200 fosas desde el año 2000, y acudió a reclamar la intervención de la ONU en 2002, afirma que seguirá denunciando en todos los ámbitos internacionales "el desprecio del Gobierno de España a los Derechos Humanos y el maltrato a las víctimas de la dictadura que mueren cada día sin conocer el paradero de sus seres queridos y sin haber podido darles una sepultura digna".

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador