Las concentraciones de pendones que son características en numerosas fiestas a lo largo y ancho de la geografía berciana también hacen parada en Bembibre. Un desfile, desde el Santuario Ecce Homo hasta la plaza Mayor para llegar justo en el momento en que comienza el pregón.

Es un atractivo visual que año tras año atrae la atención del público, fundamentalmente por el colorido de estos estandartes, que ha representado en la Historia el orgullo y símbolo de un lugar concreto. Y eso, precisamente, es lo que hoy persiste y que lucen los grupos pendoneros: la pertenecencia a una población concreta.

Este acto se ha convertido en Bembibre en complemento del pregón festivo que aporta un mayor dinamismo a la plaza Mayor. En el mismo participó una representación de la asociación de Caballeros Bergidum Templi.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador