La merienda popular con la que tradicionalmente se cierran las fiestas del Cristo,  estuvo condicionada en esta ocasión por la lluvia que cayó durante toda la tarde. A pesar de ello fueron muchas las personas que se acercaron hasta la carpa instalada en los terrenos del antiguo campo de los Juncos, formando una pintoresca cola de paraguas, para recoger el trozo de empanada y la bebida. Se entregaron 1.000 tickets, según informa la organización.

La lluvia también deslució la actuación del grupo de música celta Rapabestas, que decidió actuar a pesar de las malas condiciones meteorológicas, para un grupo de incondicionales que aguantó el chaparrón bajo los paraguas mientras sonaban las notas de melodías celtas y tradicionales.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador