Raúl Pérez Pereira recibió en el Palacio de Canedo la XI Castaña de Oro, máximo reconocimiento de la Fundación Prada a Tope con la que se premia a las personas o instituciones que hacen de su vida una defensa a ultranza del Bierzo, su cultura, su patrimonio y su riqueza en general.

El enólogo de Valtuille se hizo merecedor de la Castaña de Oro por su trayectoria como “nuestro enólogo más internacional, convertido desde hace años en un auténtico embajador de los vinos del Bierzo”. Como dijo el Jurado en el fallo, “conecta con el espíritu de este galardón “y “es el mejor exponente de una joven generación de enólogos bercianos que, partiendo de la tradición familiar de pasión por la viña y el vino, revolucionaron las formas de producir, de elaborar y de vender.”

Flor Bonet, que presentó la entrega, definió a Raúl como si de la cata de un gran vino se tratara, un vino en el que reside la fuerza de la tierra, la cepa, la variedad, el saber hacer de la bodega y la paciencia que precisa en el silencio de la barrica para poder llegar a triunfar en los paladares. Lo definió como un artista, por su forma de ser y trabajar, tanto en lo personal como en lo profesional, y “un joven viejo, que como la nueva vara  injertada en una  cepa centenaria, une la tradición de generaciones en su familia a su espíritu innovador”.

Sobre Raúl también habló José Antonio Gundín, director de Informativos de TVE y premiado en 2011, que señaló que “honra la estirpe de bodegueros a la que pertenece y honra al premio que recibe”. José Ribagorda, periodista de los Informativos de Tele 5 y amigo de Raúl, envió un vídeo en el que felicitó “a mi buen amigo Raúl” por un merecido reconocimiento en su tierra.

En este sentido se pronunció la presidenta del Consejo Regulador, Misericordia Bello, “es muy difícil que te reconozcan en tu propia tierra y tú lo has conseguido” a la vez que se felicitó a sí misma en nombre de los bodegueros “por tener entre nosotros a una persona como tú, de tu reconocimiento y visibilidad”.
 

Un premio para su familia y equipo

Raúl Pérez agradeció el premio y dijo que era compartido “con mi familia y con mi equipo, sin los que nada de lo que soy sería posible”, a la vez que dijo que le hacía especial ilusión “viniendo el premio de la Fundación que lleva el nombre de Prada, eso es todo un orgullo para mí”.  De Prada dijo que era una referencia para los bodegueros y el campo del Bierzo en general que se había adelantado a su tiempo.  

José Luis Prada, por su parte, apostó por premiar “la ética y el buen hacer”, ambas cosas juntas en Raúl, y que debe ser un acicate para apostar por la tierra y frenar ya el abandono de los viñedos que está siendo alarmante. “Tenemos que dejar de hablar y ponernos a trabajar todos para sacar esto adelante, porque las viñas son riqueza, son paisaje, son turismo y son calidad de vida”.

Ya es Navidad en Canedo

El acto culminó con el encendido del árbol de Navidad que presidirá las fiestas hasta Reyes, adornado de decenas de botellas de Xamprada, y que el propio galardonado tuvo el honor de encender.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador