Mariano Alonso Álvarez, falleció en Bembibre el pasado martes 27 de enero, después de toda una vida dedicada a enseñar filosofía en el IEB Señor de Bembibre. Por sus clases pasaron varias generaciones de alumnos, dejando en muchos de ellos, de nosotros, un recuerdo imborrable y un gusto por la filosofía y el razonamiento. Uno de esos alumnos, Mario Llamazares, que hoy en día también es profesor de filosofía, recuerda al que fue su maestro.

Mariano Alonso Álvarez, In Memoriam

Me entero de que recientemente ha fallecido Mariano Alonso Álvarez. Él fue mi profesor de Ética en 4º de la ESO y de Historia de la Filosofía en 2º de Bachillerato.

Aunque sentí interés por muchas materias, la filosofía fue la asignatura que más me gustó de mi paso por el I.E.S. “El Señor de Bembibre”. Es por eso que decidí estudiarla en la universidad. Ante las mayores perspectivas profesionales de otros estudios decidí estudiar la licenciatura de filosofía con la esperanza de poder trabajar en algo que tuviera ver con lo que más me gustaba. He tenido esa fortuna y ahora me gano la vida dando clase de filosofía en institutos de educación secundaria.

A veces me pregunto si habría estudiado filosofía de no haber tenido a Mariano como profesor. Y la mayoría de las veces la respuesta es negativa. Porque no basta con que una materia o un saber sean bonitos o interesantes. Hace falta una persona, un profesor, que te haga ver que ese saber es valioso y que tenga la verdadera capacidad de enseñarlo con la dignidad que merece. Y Mariano era esa persona. Además él no se conformaba con explicar la filosofía de Kant, algo que no es fácil, él tenía que decir que Kant nació, vivió y murió en Königsberg, Prusia Oriental, un país que ya no existe y que ahora la ciudad de Kant se llama Kaliningrado y está en Rusia. No podía explicar la filosofía de Platón sin hablar de paso de la cultura griega, que le apasionaba. Con esto quiero decir que Mariano atesoraba un gran saber enciclopédico y explicaba la filosofía en su contexto, en relación con todos los demás saberes. Pocos profesores son capaces de hacer eso. Pero Mariano podía porque le apasionaba saber. No he conocido a nadie con una curiosidad mayor que la suya. Y lo mejor de todo es que esa curiosidad era contagiosa. Cuando no podía averiguar algo por sus propios medios nos pedía a los antiguos alumnos que se lo preguntáramos a algún experto, si lo conocíamos. No olvidaré su cara de asombro cuando vio por primera vez cómo se accedía a todo el saber de Wikipedia desde el móvil con un solo clic.

Una persona que se comporta así, como él hacía, es una persona muy generosa. Porque hay sabios que no se mueven de su torre de marfil y no comparten su saber con nadie. Pero Mariano, al igual que Sócrates, salía al ágora y compartía su saber con la gente. Le encantaba enseñar cuando alguien estaba dispuesto a escucharle. A pesar de las dificultades con las que a veces nos topamos en nuestro trabajo él nunca tiró la toalla. Se esforzaba por dar toda la materia que podía y lo mejor que podía con sólo que hubiera un alumno que le prestara atención. Además tenía muy interiorizado el deber kantiano, algo que le hacía muy cumplidor con su trabajo y sus obligaciones.

A veces era también testarudo. No soportaba que le llevaran la contraria cuando él estaba muy seguro de algo. Pero le encantaba siempre debatir en pos de la verdad, como un verdadero filósofo.

En su vida fue más bien solitario. Recuerdo que una vez le preguntaron en una entrevista del instituto con qué animal se identificaría y él dijo que con el lobo estepario. Pero siempre que se encontraba con los antiguos alumnos que lo apreciábamos nos invitaba a tomar algo y le encantaba hablar con nosotros. De hecho, en estos últimos años fui muy cercano a él. Siempre tenía algo que enseñarme o preguntarme, da igual lo que fuera y a veces mantuvimos debates dialécticos muy interesantes, como algunas veces que discutimos sobre el eterno enfrentamiento entre el determinismo y el indeterminismo.

Creo que todavía está reciente su muerte y no soy muy consciente de su pérdida. La sentiré sobre todo cuando vuelva a Bembibre y ya no pueda quedar con él para tomar café y hablar de filosofía, literatura, historia, arte, cine…lo que fuera. Él sabía de todo, bueno, menos de fútbol. No seguía ningún deporte.

Creo que Bembibre ha perdido a su Sócrates. Tal vez un Sócrates más escéptico, pero al igual que él un sabio que seguía buscando la verdad y tenía también el aspecto de un sileno. Bembibre ha perdido también con él a su pequeño gran Marx y a su pequeño gran Freud. Eran los dos filósofos que más le gustaban. Los conocía como nadie y los explicaba muy bien, de manera muy sencilla, como lo hacen los sabios. De hecho, de Marx se leyó El Capital entero, los tres tomos. Algo que para mí es ya una proeza.

Ya sé que suena a frase muy manida, pero de verdad pienso que Mariano aún no ha muerto del todo. Vive todavía en todos los que lo conocimos, como los que  tuvimos la fortuna de tenerlo por profesor, porque estoy convencido de que yo al menos nunca lo olvidaré.

D.E.P.

Mario Llamazares Torrao

 

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

 

Comentarios  

0 #31 Manuel Cuenya 31-01-2015 01:14
Lamento la muerte de Mariano, a quien sólo conocía de vista, si tal puede decirse, porque a mí no me dio clase, aunque sé, Mario, que tú y mi sobrino Pablo, por ejemplo, teníais buen trato con él. Te felicito por tu reseña, Mario.
0 #32 Otra aventajada alumna 31-01-2015 05:24
Cualquier alumno al q le hubiera dado clase se acordara de él simpre, fuera por una cosa o por otra, claro que tenia sus peculiaridades, pero todos nos acordaremos de sus gestos, de sus bromas y de su forma de enseñar. A mi me dio clase durante los 4 años de instituto, y quizas fuera uno de los profesores que mas me marcaron, y seguro que de los que mas me acordare. Realmente creo que no le dejabamos dar la clase, pero nunca tuvimos duda de que sabia muchisimo, tenia respuesta para todo, y aunque a veces le sacaramos de sus casillas al final siempre se lo tomaba con humor. Eras grande Mariano. Mario con tus palabras has hecho un gran homenaje
0 #33 Gracias a todosMarioLlamazares 31-01-2015 10:39
La verdad es que no pensé que esto pudiera dar pie a tantas lecturas y comentarios. Muchas gracias a todos por participar en su recuerdo. Se lo merecía, sin duda. Supongo que se me quedaron muchas cosas en el tintero. Algunos habéis apuntado su sentido del humor y es verdad que lo tenía y mucho. De hecho me he acordado de una frase de Enrique Jardiel Poncela que él repetía mucho y que era algo así como "si quieres que hablen bien de ti, muérete". Lamento no haberle dicho algunas cosas cuando vivía. Me consuela pensar que algunas tal vez las intuía, como la influencia que tuvieron en mí sus clases. De he hecho yo repito en las mías muchas cosas que él hacía, como tirar el boli o el estuche para explicar a Hume o las que menciono en mi escrito sobre Kant y la cultura griega, que también me encanta, en parte gracias a él. Decía Platón algo así (y cito mal) como que el amor es un afán por perpetuación de la belleza en el tiempo. Y que la belleza más excelsa es la de la palabra, la virtud o la ley. Por eso es un acto de amor que algunas palabras o pensamientos bellos perduren en el tiempo, como los que transmitía Mariano en sus clases. Esto es del Banquete de Platón, un texto que estoy viendo ahora con algunos de mis alumnos en Miranda de Ebro.
0 #34 Hasta siempre MarianoAventajada alumna 31-01-2015 12:40
Gracias Mario por compartir estos sentimientos con nosotros. Yo ya no vivo en Bembibre y hacía mucho tiempo le había perdido la pista, pero es cierto eso de que hay personas que siembran algo dentro de ti y con el paso de los años crece, aunque no te des cuenta hasta que lo miras con perspectiva. A mí me dio clase hace 15 años, y muchas lecciones fuera del aula cuando coincidía por la calle con él. Y muy a menudo, con cariño, recordaba muchas de sus explicaciones y palabras. He sido muy afortunada de ser una aventajada alumna. Descanse en paz profesor Mariano. Hasta siempre
0 #35 Gran profesor y excelente personaMIFM 31-01-2015 14:50
¡Qué bonito homenaje a Mariano! ¡Cómo han aflorado los recuerdos!
El día 28 asistí a su funeral, oficiado por su compañero y amigo D. Celestino. En la homilía recordó las interesantes conversaciones que ambos mantenían sobre filosofía y teología, la última el pasado 6 de enero, día de Reyes. Aunque sus puntos de vista eran completamente diferentes, el respeto, el diálogo y la sonrisa siempre estaban presentes. Curiosamente, paradojas de la vida, despedimos a Mariano el día de Sto. Tomás de Aquino......y diez días más tarde que a otro querido profesor nuestro y compañero suyo, D. Manuel García Anta. Descansad en paz, mis queridos profesores.
0 #36 ¡DESCANSA EN PAZ!Heraclio M. 31-01-2015 15:34
Fue un hombre de una gran erudición, su anhelo de saber sin límites hacía que bebiera de las fuentes del conocimiento ortodoxo y también del heterodoxo, de aquel que se extralimita de lo académico y de lo racional; porque no solamente era un gran pensador profundamente reflexivo sino también se esforzaba por obtener respuestas en el campo del fenómeno de lo extrasensorial. Porque gustaba de buscar respuestas allí donde hubiera enigmas, preguntas sin solución ... lo cual, reforzaba ocasionalmente su aire de excentricidad, que para mí resultaba ser la faceta más interesante de su personalidad y el punto de encuentro por el que hicimos amistad.
En este marco se expresaba el hombre rebelde, el inconforme, el rompedor de prejuicios, aquel que no sabía callar cuando suponía la verdad de su lado, aunque fueran disensiones politicamente incorrectas. "Prefiero hablar antes que morderme la lengua", decía.
En fin, profesor Mariano, aunque gustabas hacer alarde de tu ateismo, yo siempre opiné que tu espiritualidad estaba un tanto ahogada por tu elevado intelectualismo y en este sentido debes de aceptarme que anhele para ti, para tu alma, un Descanso eterno.
Heraclio M. (profesor ex-compañero de Mariano)
0 #37 ¡Ay, Mariano!Otro aventajado alumno 31-01-2015 16:30
¡Quién nos lo iba a decir! ¡Tantas veces tan sólo, ahora tan acompañado! ¡Tantas veces vilependiado, que hasta en una ocasión intentaron agredirte y ahora ejemplo de docente! ¡No sabes cuánto me alegro de que sólo se recuerden y mencionen las cosas buenas de tu peculiar forma de ser y hablar, de explicar y replicar!
Todos los que escribimos aquí nos quedamos sólo con eso, con tu sabiduría y tus excentridades.
Ya ves, no estás solo en tu despedida. Seguirás en nuestra memoria y eres motivo de sonrisas y alagos.
¡Quién te lo iba a decir!
0 #38 M 31-01-2015 18:22
Habremos conocido a un montón de profesores de los que ni nos acordaremos de su nombre, pero eso no ocurría con Mariano
0 #39 Los del 1966E Vilorio 31-01-2015 23:31
Yo, me uno a todos aquellos que han reconocido la labor de quien fue nuestro primer profesor de aquella asignatura tan odiada o querida que era FILOSOFIA, seguro que todos recordamos aquellos examenes de 3 horas un viernes por la tarde, que ni copiando conseguiamos aprobar. Todos reconocemos que influyó en nuestras vidas estudiantiles.. .por lo menos en los de mi generación. Por eso GRACIAS.
Aprovecho, desde la lejanía, para recordar a todos los profesores y profesoras que ya nos han dejado y que también hicieron de nosotros lo que ahora somos. Y aprovecho también para hacer mi homenaje particular para aquellos profesores y profesoras, que siguen al pie del cañon, en Bembibre o en cualquier otra Ciudad, y que gracias a ellos y a su trabajo y profesionalidad han hecho de nosotros personas.
GRACIAS A TODOS
0 #40 agradecido a el 02-02-2015 02:26
Pero lo que no sabeis es que murio en brazos de ex alumnos pero esperando media hora por un medico
0 #41 chispis 02-02-2015 10:41
Me acabo de enterar de la muerte de Mariano .cuando empece a leer pensaba q era un homenaje.....no se q decir. Lo tuve de profesor hace 30 años y nunca le olvidare....que pena q no lo vuelca a ver por Bembibre cuando vaya!!. Que sigas enseñando estes donde estes.
0 #42 ... 10-02-2015 21:35
Me infudía un profundo respeto como profesor, sus conocimientos y su sabiduría, incansable aprendiz toda su vida, incomprendido para muchos... sin duda de los profesores que más rastro dejaron en mi paso por el instituto.
Es muy triste que ahora muchos le hayan valorado, cuando hubiera sido más humano que lo hubieran hecho cuando debían.
D.E.P.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador