Hoy toca decir adiós a Ángeles Alonso Rubio.
Despedir a una de las personas que más ha trabajado por la cultura de Bembibre en las últimas décadas.
Enhebrar la aguja con el hilo largo de los recuerdos.
Y evocar palabras que hablan de compromiso y coraje.
De trabajo y disponibilidad.
De fe y de celo. Y sobre todo de altruismo y abnegación.
Valores y sueños con los que Ángeles engendró y amamantó el Taller Municipal de Costura y el Museo Bierzo Alto.
Hoy toca recordar también a todas las personas que creyeron en esos sueños y donaron sus piezas desinteresadamente para que el Taller y el Museo se tornasen realidad.
Dos templos hermosos de la tradición y la etnografía de Bembibre y la cuenca del Boeza. De su historia recuperada.
Hoy los maniquíes del Museo se han vestido con brazalete negro y las agujas del Taller de Costura, asomadas a la ventana, derraman su lágrima para despedir a “la bordadora”.
Hoy toca elogiar con respeto y gratitud a una mujer de espíritu quijotesco.
A una soñadora de utopías realizables. Y de ilusiones cumplidas.
Hoy habla el corazón.
Descansa en paz, querida amiga.

Jovino Andina

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador