En estos tiempos tan "prósperos", cuando los valores éticos desfallecen y la educación se considera un pilar fundamental tanto por políticos, padres y, por supuesto, esos docentes vividores de la Cosa Suya, nos encontramos con una incoherencia por parte de la Junta de Castilla y León. Me refiero al proceso selectivo de los que serán los guías de sus hijos (me refiero a los suyos propios, estimado lector, no a los de grandes figuras sociales que tienen un elevado estatus socio-económico a costa de la Cosa Pública). Es irónico que nuestra querida Junta goce de prestigio en educación, gracias al estudio PISA de 2012, que afirmaba que el rendimiento de los centros seleccionados estaba al nivel de Finlandia, Suecia o Islandia, pero al mismo tiempo permita la barbarie de que un opositor saque un 10 en la oposición y se quede descompuesto y sin plaza. ¿Por qué? Fácil y sencillo para toda la familia.

El sistema vigente para seleccionar educadores consta de una fase de oposición y otra de concurso. Esta última fase supone tener cursos de formación (pagar ya saben...), otras titulaciones (¿más formación o más dinerito?) y antigüedad (tranquilos, Franco no oposita). Se preguntarán ustedes el para qué pedir antigüedad a los nuevos opositores pero se les olvida que hay vida anquilosada en las bolsas de interinos. Estos, que no necesariamente han aprobado la oposición, hacen valer sus puntos de antigüedad, que seguirán manteniendo, ya que no se les obliga ni siquiera a aprobar el primer examen. De modo que para ellos es  veni, vidi y levantarse a la media hora (o lo que es lo mismo: vici).  Esto nos lleva a que el camino para ser docente consiste en pertenecer a una bolsa de sustituciones y tras varios años rodando de aquí para allí, acumular puntos como si la docencia se asemejara a ese juego de cuchillos que hay en el supermercado.

Lo cojo y mudo es que ni sindicatos ni profesorado se llevan la cabeza a las manos ¿O era al revés? ¿Qué pasaría si un juez llegase a ser tal por tener puntos, aunque no  se supiera el código legal mejor que los demás aspirantes? ¿o si un médico interno residente pudiera serlo presentándose solamente al famoso y aclamado MIR pero sin necesidad de aprobarlo? Lo que sucedería es que alguien alzaría la voz para decir que es una irresponsabilidad y un sin sentido que ocupen un puesto de tan inmensa responsabilidad personas que no poseen la capacidad ni la competencia que derivan del esfuerzo y la dedicación al conocimiento.

Pero no desviemos la mirada y no olvidemos que son los políticos quienes orquestan este sistema y se aprovechan de los interinos para no sacar plazas no vaya a ser que  nos quedemos sin dinero para otros menesteres que preocupan más a los políticos. No obstante, la comunidad educativa debería sancionar este sistema y si no lo hace es que hace uso y disfrute del mismo.

Por mi parte, hoy alzo la voz y espero que alguien me escuche.

Carlos Becerro Gil

 

Comentarios  

0 #1 Cuánta razón en tan pocas palabrasRPM 17-04-2015 21:24
Me veo reflejado desde el principio hasta el final de este artículo.
Después de tener una Licenciatura y un Máster, ahora tengo que preparar unas oposiciones...p ero recogiendo las palabras de este texto, "lo cojo y nudo" es que no me vale solamente con aprobarlo, es que sacando un 10 posiblemente no tenga plaza, ya que es mi primera oposición. Así está hecho el sistema educativo español...
0 #2 Desacuerdo 17-04-2015 21:37
Las plazas destinadas a interinos con muchos años de servicios acumulados y una gran experiencia, ahí están los resultados en destinos rurales que nadie solicitó, es lógico que reciban a punto de jubilarse un destino en propiedad para poder beneficiarse del merecido trabajo. Esto lo conocemos quienes ejercimos en aldeas remotas, sin luz eléctrica, servicios, ni otros medios de locomoción que un borriquillo, en el mejor de los casos... Sí, jóvenes que aspiráis enseguida a "un buen destino" olvidando lo que cuesta llegar, no sólo con aprobar unas oposiciones... Suerte la vuestra, que afortunadamente ya no encontraréis tantos inconvenientes, con mejores condiciones de trabajo y mejor remunerados.
0 #3 Aspirante a plaza 17-04-2015 21:48
Si lo que dice el artículo es cierto, que me explique a mí, por qué yo que tengo muchos puntos, muchos cursos( y todos del CFIE, o sea gratuitos), muchos años de experiencia y además he pasado el primer examen en varias ocasiones y los dos en muchas, no he conseguido plaza. Los últimos años (y son unos cuantos), los que han superado el concurso oposición son educadores recién o casi recién salidos de la Universidad o sea, sin casi puntos, sin casi cursos, o sea "sin experiencia", claro, también entra algún interino de esos que ruedan de pueblo en pueblo, de aula en aula que algún otro no quiere, y que es una de las pocas formas de conseguir la experiencia. Por lo que dice el artículo yo tendría que tener "plaza asegurada", ¿dónde me he perdido?. Sí, es cierto que nuestros políticos son los que deciden y obran, pero en las últimas oposiciones salieron muy pocas no, poquísimas plazas. Ir a una oposición supone: inscripción (más o menos 35€), viaje, estancia, temarios, ... un montón de dinero para cuatro plazas. Desde mi punto de vista prefiero que no haya un año y luego tener más plazas, al menos gasto lo mismo pero tengo más opciones. Pero bueno, quizás es que ha cambiado las bases de la oposición y no me he enterado, así que en las próximas una plaza es mía.
0 #4 ja ja ja 17-04-2015 22:11
Pues porque hay otros que tienen mas puntos que tu.

Lo lógico es que las plazas se cuvran cada año y lo de interino sea algo circustancial. Y lo lógico es que el tiempo de interino sume para elegir plaza, pero solo después de haber superado los exámenes y haber obtenido plaza en ellos.
0 #5 vaya 17-04-2015 22:12
Perdon por la v de cubran. Es lo que tiene el minúsculo teclado del teléfono
0 #6 claro 17-04-2015 22:15
Esto es algo que sabemos todos. Pero aqui además esta muy bien contado. Enhorabuena
0 #7 Luis 18-04-2015 00:08
Tienes toda la razón. Conozco a interinos que van a firmar para justificar su participación en la oposición y a correr, con la antigüedad le sobra para estar donde quieran.
0 #8 o0o 18-04-2015 11:52
Yo lo que veo que predomina, son profesores y maestros que se comportan más como empleados instrumentales con su mirada puesta en la nómina y en el fin de semana. La vocación se les quedó en un punto entre pueblo y pueblo.
0 #9 Desacuerdo 18-04-2015 14:22
Observo que ya no quedan Maestros, sólo Trabajadores de la Enseñanza, como propusieron algunos sindicados, hablar únicamente de aspiración a obtener un "buen puesto de trabajo bien remunerado y por la vía rápida". Qué poco se habla de vocación y la suerte de pertenecer a tan sublime profesión...
0 #10 Interinos 18-04-2015 14:58
Cuánto desprecio en las nuevas y privilegiadas generaciones de maestros hacia la meritoria y no reconocida trayectoria profesional de tantos interinos que ejercieron en los lugares más remotos, haciendo de maestros, curas, médicos, notarios... acompañando y siendo vecinos del pueblo las veinticuatro horas del día. Yo tuve que aprender muchas cosas que no se imparten en la Escuela del Magisterio. Téngase en cuenta que no había oposiciones todos los años, y las plazas eran muy pocas para el número de opositores, sobre todo de maestras.
0 #11 Guy de Maupassant 18-04-2015 19:48
No será que el sistema de oposiciones actual solo sirve para poner a los mejores estudiantes en puestos estables, bien renumerados y protegidos. Que el problema es que los estudiantes no necesitan estudiantes sino maestros. En otros países las oposiciones constan de pruebas más allá de exámenes o la performance de ser observados en acción por un inspector. Un buen estudiante es eso, un buen estudiante, pero no necesariamente un buen maestro. Probablemente el sistema esté dejando en la cuneta a miles de potenciales maestros con talento y gran vocación pero no tan buenos estudiantes como los que a menudo sacan las oposiciones.Que el sistema crea estudiantes profesionales y no maestros.
0 #12 La educación menospreciadaMEG 23-04-2015 03:36
En primer lugar lamento profundamente que alguien que, al menos aparentemente quiere dedicarse a la docencia, critique y menosprecie con tanta facilidad a maestros y profesores.

Sobre las oposiciones. No cabe duda que el sistema no es el más justo, ni tal vez sirva para demostrar quién lo hará mejor una vez que apruebe y tenga plaza.
Los exámenes no demuestran más que se sabe lo que se pregunta (¿1 de 150 temas?) pues decidirá el azar o la suerte del tema de turno.
El concurso de méritos es siempre algo objetivo, porque si no, además de tener más cursos y demás, es como si haber nacido antes fuera un castigo o un inconveniente.
Por un lado, si alguien piensa que haber aprobado una oposición es garantía de eficacia está equivocado, pero al menos el tema que, insisto, el azar propuso lo sabía y otros no.
Y por otro, en esa bolsa de interinos hay profesores muy válidos que tal vez no hayan tenido suerte y merecen que se tenga en cuenta el tiempo dedicado.
En resumen, hay buenos profesionales en cualquier caso: fijos o interinos.

En segundo lugar negarnos un mínimo de respeto a los que llevamos más de 30 años dedicados a la enseñanza, me parece una necedad. Negarnos nuestra vocación y dedicación una insolencia.
Lanzar al aire eso de que sólo pensamos en la nómina y el fin de semana es una muestra de ignorancia y desconocimiento de lo que es el día a día de la mayoría de nosotros.
Un apunte sobre este asunto: la pérdida de mi poder adquisitivo ronda el 40%. Y no entro a comentarte los cambios de leyes, el aumento de ratio o la nueva burocracia a la que nos tienen sometidos, amén de otras "tareas" que administración y familias nos exigen y que no aparecen, te lo puedo asegurar, ni en mi contrato ni en la ley de la función pública. Paso también de hacer alusión a los recortes o la actualización metodológica y la nuevas tecnologías...
He sufrido todos los cambios de leyes educativas. Y cuando digo todos quiero decir todos. Pasé de hacer exámenes finales a hacer "evaluaciones" y supe de primera mano que era eso de la Selectividad, como estudiante. Todo lo que ha venido después lo he vivido como docente. Primero con el MEC que me llevó a mis primeras interinidades y luego, aprobada la oposición, a conocer media España durante algunos años, no pocos. Sigo ahí, al pie del cañón y mi ilusión y motivación son las mismas o más. Hay más reto y por tanto más emoción.

Para terminar, siempre que se habla tan alegremente de la educación desde fuera me molesta mucho que se mencione a Franco. Llevamos 40 años de democracia, es decir, tantos como franquismo hubo. En la escuela pública de hoy no queda ni rastro de aquel sistema, estate tranquilo. Han pasado por encima muchos limpiadores: LOE, LODE, LOSE y ahora LOMCE. A penas queda el nombre en alguna asignatura.

Si quieres conocer cómo somos o nos sentimos la mayoría de los profesores te invito a leer esto.
https://lacienciaparatodos.wordpress.com/2015/04/16/profesoresmalejemplo/
Yo soy de esos profesores. Y que sepas que cada día nos echamos muchas veces las manos a la cabeza con todo lo que pasa y está pasando.
0 #13 con vocación 23-04-2015 10:51
Tu comentario es demasiado extenso y no pretendo contestarte a todo lo que dices, pero si aclarar algunas cosas.

Primero, el que escribe el artículo se nota que habla con conocimiento de causa, y la mención a Franco se ve claramente que es una licencia para relajar la tensión del texto (igualmente podría haber dicho Matusalén o Viriato). Me sorprende que lo hayas entendido de forma tan retorcida.

El sistema no es perfecto no. Pero el sistema de oposición es el único objetivo. El que permite la igualdad de oportunidades a todo el mundo. Una oposición no garantiza ni conocimientos ni vocación, pero 30 años de interino tampoco. Sin embargo una oposición garantiza que la persona que obtiene la plaza lo ha hecho superando a otros en igualdad de condiciones. De interino se puede entrar por la puerta de atrás. Y como su nombre indica, interino es provisional. Todas las plazas de interino deberían salir a oposición al año siguiente como marca la ley.

Sobre la vocación. Hay gente con vocación sí. pero hay mucha más que no la tiene. Basta con ver la implicación de los colegios en actividades culturales al margen del centro. Siempre son los mismos profesores los que participan. Y no son muchos.

No quiero generalizar, pero se ve bien quienes disfrutan con su trabajo y quienes ven solo un medio de vida. Los que tenemos hijos podríamos hacer un retrato bastante preciso de los profesores que les dan clase.

Todo esto lo digo porque yo soy profesor. Profesor por vocación. Una vocación que mantengo después de muchos años sin ejercer como tal porque el sistema me apartó y me impidió hacerlo. Tuve que dirigir mi vida hacia por otro camino. No me quedó más remedio.

El sistema es malo, imperfecto. El trato a la educación por los gobiernos siempre ha sido malo o peor. Pero el acceso a una plaza de docnte, tal como está ahora, no permite la igualdad de oportunidades.
0 #14 AclaradoMEG 24-04-2015 18:16
Creo que cuando leí el texto, sin mucho análisis tal vez, salió de mi pluma, o mi teclado en este caso, la defensa de la labor de los docentes, más allá del sistema de acceso. ¡Nos menosprecian tanto!
Leidas ahora tus aclaraciones, suscribo tus afirmaciones en todo a lo que el sistema de acceso se refiere y también en lo tocante a las actividades extra escolares.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador