Han tenido que pasar siete años para que Bembibre vuelva a ver al Santo Ecce Homo en procesión por las calles. Desde el Santuario a la plaza Mayor. Un día grande que sacó a la calle a miles de personas ataviadas con sus mejores galas, hombres de traje y mujeres con vestido, para hacer una plegaria al Santo.

Ni el mercurio marcando más de 30 grados a media mañana impidió que una multitud se desplazara a algún punto del recorrido, para contemplar la grandeza de una extensa comitiva y de una fiesta que mantiene la más pura esencia tradicional. Entre pendones, pendonetas, cruces y estandartes, los niños de comunión fueron otra parte importante del desfile, seguidos por personas ataviadas con trajes tradicionales. El Santo, arropado por mujeres con mantilla y escoltado por cuatro Guardias Civiles de Bembibre que hoy estrenaron sus más lujosas galas. La Cofradía del Santo Ecce Homo, las autoridades civiles y religiosas, y la animación tradicional de los danzantes de Alegría Berciana.

Algunos (pocos ya) aún hacen el recorrido en su condición de ofrecidos, descalzos hasta la plaza Mayor para que cumpla la rogativa de la ciudadanía.

Se convirtieron todos ellos en la esencia de una procesión que terminó en la plaza Mayor, donde el Obispo, Camilo Lorenzo, acompañado por los párrocos del Arciprestazgo del Boeza, presidió la Eucaristía.

Nueve días, desde hoy y hasta el próximo domingo, el Santo permanecerá fuera de su lugar natural. Luego volverá al Santuario donde permanecerá otros siete años.

Siempre con la esperanza de que vuelvan a atender las plegarias de los bembibrenses. Que cuide las cosechas –como se pedía antes-, pero que no olvide otros tantos y tantos problemas del día a día que tienen trascendencia y repercusión en Bembibre y en muchos otros lugares.

Plegarias que también se escuchan a pie de calle, donde los más devotos piden por sus familiares, porque proteja a sus nietos, o porque dentro de siete años volvamos a vernos.

Unas fiestas con un profundo sentimiento en Bembibre que inevitablemente nos invitan a pensar qué hubo hace siete años, qué falta hoy, y qué pasará en 2022.

 

 

GALERÍA FOTOGRÁFICA

warhol_360