Teresa Rabal protagonizó este viernes un concierto en Bembibre donde los protagonistas no sólo fueron los más pequeños, sino aquellos padres y madres que hace 30 años crecieron con los temas infantiles de la cantante y actriz. ‘Vuelve la tía Teresa’ es el espectáculo que puso sobre las tablas del Benevivere algunas de sus canciones más populares, donde el público –y no sólo los niños- jugaron un papel importante también en el escenario.

De hecho, Teresa Rabal mantiene intacta su capacidad para contagiar al público, para hacer que se involucre, y conseguir que todos canten y bailen al ritmo que ella marca. El público que se dio cita en el teatro levantó las brazos, movió las caderas, y tarareó las canciones de Teresa Rabal. Los niños disfrutaron con canciones que algunos ya conocen de la guardería y colegio, o incluso de sus propias casas.

Y cómo no, con un espectáculo lleno de fantasía con la coreografía que abrió el grupo de cinco bailarinas que acompaña a la artista, y los muñecos que fueron una parte importante del concierto.

Como la propia Teresa Rabal dijo esta mañana en los micrófonos de FM Bierzo “disfrutan por supuesto los niños, pero yo veo a los mayores con las lágrimas en los ojos, y no sé quién canta más, si los padres o los niños”. Y Bembibre tampoco fue hoy una excepción.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos