En un sencillo e íntimo acto, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) entregó este sábado en Bembibre los restos del guerrillero antifranquista Bernardo Álvarez Trabajo “Gasta” a sus familiares. En compañía de miembros de la familia y algunos voluntarios de la ARMH, las cenizas de Bernardo fueron esparcidas por su hijo Santiago sobre el  mismo camino por el que “el Gasta” emprendió la huida de Bembibre en 1948, para no correr la misma suerte que otros compañeros.

 

HISTORIA

Bernardo Álvarez Trabajo, apodado “Gasta”, nació en Bembibre en 1915. Durante la Guerra Civil Española, cuando se encontraba realizando el servicio militar en la provincia de Cádiz, fue detenido por falangistas e ingresó en la prisión del Puerto de Santa María, donde fue condenado a muerte y posteriormente amnistiado. Se convirtió en enlace de la guerrilla leonesa, y en febrero de 1948 se incorporó a la II Agrupación del Ejército Guerrillero de Galicia. Un año más tarde, en un tiroteo con la Guardia Civil en las cercanías de Ocero (León), fue herido en una pierna, pero consiguió escapar, huyendo hacia la provincia de Ourense, en los montes de Remesar.



Bernardo Álvarez se hallaba escapado en el monte junto a sus compañeros Manuel Soto “Coronel Benito”  y Elías López Armesto, apodado “Pájaro” cuando fueron delatados por Francisco Cano, un infiltrado de su guerrilla, siendo muertos a balazos el 22 de junio de 1949 a manos de la Guardia Civil en Penacoba, en la parroquia de Remesar (Bóveda) y enterrados en el cementerio municipal de Teilán.

La muerte de los tres guerrilleros se encontraba inscrita en el registro civil como desconocidos, siendo enterrados en tres fosas individuales. Dos de ellas (las de Coronel Benito y Gasta) en la parte lateral izquierda de la Iglesia, junto al muro que cierra el cementerio al Norte, mientras que los restos de López Armesto se encuentran frente a los nichos de la parte posterior de la misma iglesia.




EXHUMACIÓN E IDENTIFICACIÓN


Los restos de Bernardo Álvarez fueron exhumados el pasado mes de mayo en la aldea lucense de Teilán. Un equipo de voluntarios de la ARMH e integrantes del  Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) fueron los encargados de realizar las tareas de búsqueda  y exhumación.

Una vez exhumados los restos fueron identificados genéticamente en Argentina gracias al desinteresado trabajo de del EAAF. Finalmente sería la prueba genética la que despejaría dudas sobre la identidad del cuerpo exhumado.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360