Por tercer año consecutivo el teatro Benevivere fue el escenario donde se celebró la Pasarela Acobem, y de nuevo con un aforo lleno hasta el último asiento. Este certamen de moda año tras año adquiere un mayor renombre, con un fuerte interés que despierta entre el público y empresas participantes. En esta ocasión con 23 comerciantes y 45 modelos entre niños, jóvenes y adultos. 

Como novedad, este año la Pasarela Acobem sirvió para recaudar fondos para la investigación del síndrome de Duchenne, y con más motivo en esta demarcación donde se dan varios casos. En un descanso del desfile la organización vendió cartones de bingo entre los asistentes, mientras se proyectaba un vídeo explicativo sobre la enfermedad. La recaudación ascendió a 410 euros, a los que hay que añadir otros 24 euros de la venta de pulseras solidarias.

Sobre la pasarela, los modelos (hay que recordar que todos ellos son voluntarios no profesionales) dieron todo de sí mismos para lucir las prendas o complementos de las casas que los vistieron. Los primeros, fueron los niños, pequeños modelos y jovencísimos modelos que posaron con las prendas pensadas para ellos. Posteriormente llegarían el resto de modelos, todos con la última moda del comercio de Bembibre. Muchos de ellos arropados por amigos que les apoyaron durante el desfile.

Profesionales del sector textil, peluquerías y decoradores pusieron su granito de arena para hacer más grande este escaparate de la moda y para pensar ya en futuras ediciones. Al menos, por ahora, una vez al año llegado el mes de octubre.

 

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

 

 

warhol_360