La manifestación celebrada en Veguellina de Órbigo (Villarejo de Órbigo) consiguió congregar a casi 1.500 personas, una cifra récord y “como una piña” al grito unánime contra los nuevos recortes en horarios, paradas y servicios del tren en seis municipios de la provincia de León y contra las políticas que suponen “un plan de desalojo de nuestros pueblos”.

El alcalde de Villarejo de Órbigo, Joaquín Llamas, emocionado ante el respaldo conseguido, criticó con dureza en nombre de todos los congregados “que llegue el AVE para llevarse por delante a la gente de nuestros pueblos” por culpa de una gestión de Renfe, el Ministerio de Fomento y la Junta de Castilla y León que damnifica ahora a seis municipios “por 8 puñeteros minutos, que es lo que ahorrarán realmente los viajeros de Ponferrada o Astorga en llegar a Madrid”.

Cualquiera de nosotros valemos mucho más que 8 minutos, y sin embargo nos tratan como ciudadanos de tercera o de cuarta” utilizando argumentos “bochornosos, como medirnos por la mera rentabilidad económica y no por la rentabilidad de las personas”, censuró.

 

Renfe falsea los datos

Joaquín Llamas también atacó con dureza que Renfe falsee los datos del uso del tren desde estas estaciones, porque denunció en nombre de todos que “hace casi dos años que la compañía no cobra el billete a prácticamente ningún viajero”, que es lo único que explica ahora que la Junta contabilice por ejemplo siete billetes vendidos al año desde Torre del Bierzo.

Llamas anunció nuevas movilizaciones “la semana que viene, y la que viene y así en adelante” hasta que no se paralicen los recortes ferroviarios, que recordó que se suman a los efectuados hace dos años en otras estaciones de la provincia leonesa y que serán aún mayores tras la Navidad, para más inri justo cuando el año que viene Veguellina y otras localidades conmemoran el 150 aniversario de la “revolucionaria” llegada del tren.

En la marcha previa y en la concentración en la estación participaron masivamente los vecinos del municipio de Villarejo pero también habitantes y responsables municipales y pedáneos de todos los demás municipios afectados por los inminentes recortes, como Villagatón-Brañuelas, Torre del Bierzo, Magaz de Ceped. También acudió la teniente de alcalde de Bembibre.

 

Cierre total del comercio en señal de protesta

Pero el respaldo fue comarcal y muy nutrido. No en vano, entre los manifestantes se pudieron ver a los alcaldes de Hospital de Órbigo, Bustillo del Páramo, Turcia, Carrizo de la Ribera o Cimanes del Tejar, entre otros, junto a representantes de todas las asociaciones y colectivos del municipio de Villarejo, y especialmente de la Asociación de Comerciantes del Órbigo (AEDO), con su presidente, Desiderio Sutil. Por cierto, que todo el comercio de Veguellina cerró por espacio de más de una hora en señal de protesta.

 

Vuelven a jodernos por Navidad

También acudió Pedro Aller, responsable de la federación TCM-UGT, quien lamentó que “dos años después, al revés que el anuncio, vuelven a jodernos por Navidad”, denunciando que los continuos recortes en servicios ferroviarios “es algo orquestado por determinada clase política que aplica un plan de desalojo de nuestros pueblos. “Nosotros pagamos en los pueblos incluso más impuestos que algunos que defraudan y los llevan a Suiza, pero nos siguen prometiendo y nos siguen engañando”, remató.

Intervinieron entre grandes aplausos la alcaldesa de Villagatón, Carolina López; el de Torre del Bierzo, Gabriel Folgado; y Mariló Maroto, de Magaz de Cepeda; así como el presidente de AEDO, quien advirtió que con la pérdida de paradas realmente necesarias comenzará una espiral que llevará “a la comarca a ver cerrar sus comercios, y detrás de ellos hay familias con nombres y dos apellidos”.

Los veteranos vecinos Mari Luz y Santiago Martínez relataron sus recuerdos de infancia, vinculados al trajín y la riqueza que el tren traía a Veguellina a bordo del ‘Jaimito’, como bautizaron al tren de la mañana, al ‘Shangai’ que paraba en la primera ruta directa de Galicia a Hendaya, o el Correo de la noche.

Una niña, Natalia, se preguntó en voz alta “qué pasará cuando nos quiten nuestra banda sonora, que es el sonido del tren que necesitamos para ir a estudiar, a divertirnos, a ver a nuestros familiares…”, terminando con la pregunta clave: “¿Qué será de nuestro futuro?”. La misma que lanzó Alejandro, erigido en portavoz de los alumnos del Instituto, quien instó a “no permitirlo” y a continuar “unidos para hacernos respetar”.

 

Minuto de silencio “por lo nuestro que nos quitan”, en memoria del policía nacional fallecido

Y a destacar finalmente el emotivo minuto de silencio que los casi 1.500 asistentes guardaron, haciendo hueco respetuoso al griterío y el sonido de silbatos y petardos, para honrar la memoria del policía nacional leonés muerto en el atentado de Kabul. “Porque nosotros siempre sentimos el dolor de lo que nos quitan y es nuestro”, indicó Joaquín Llamas.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE|none}

 

 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360