Medio millar de personas provenientes de los municipios y comarcas afectadas por los recortes aplicados por Renfe en las paradas, horarios y servicios del ferrocarril colapsaron ayer por la tarde la estación de tren de León simplemente haciendo cola para sacar un billete a sus respectivos pueblos y desplegando una protesta pacífica para exigir no ser tratados “como ciudadanos de tercera”.

El alcalde de Villarejo de Órbigo, Joaquín Llamas, afectado por la pérdida de la principal parada del día en la estación de Veguellina, lamentó que “a los ponferradinos y astorganos les vendan la moto” de que llegarán antes en AVE a Madrid, cuando sólo ganan 8 minutos, y para ello “nuestros pueblos se quedan por el camino, perdiendo oportunidades de desarrollo, de futuro, de todo lo que el tren conlleva, a pesar de que somos ciudadanos como todos los demás”.

La regidora de Villagatón, Carolina López, con la estación de Brañuelas afectada por estos recortes, reconoció que hoy -5 días después de aplicar los recortes- les ha llegado la propuesta de autobuses que propone la Junta para suplir al tren ferrocarril que ya no se detiene; una supuesta solución “que nos dejará en el olvido” porque desde emplazamientos como este “nuestros vecinos tardarán una hora y cuarto en llegar a Astorga o dos a León por carreteras secundarias o terciarias y con puertos”.

Se trata de alternativas que no van a admitir tampoco ni la alcaldesa de Magaz de Cepeda, Mariló Maroto, o el de Torre del Bierzo, Gabriel Folgado, sobre todo cuando estos recortes se suman a los de hace año y medio que hicieron que estaciones como La Granja de San Vicente o Porqueros hayan perdido el tren para siempre.

Los regidores estuvieron arropados por la Asociación de Empresarios del Órbigo (AEDO), cuyo presidente, Desiderio Sutil, defendió el “carácter social del transporte público, “porque no tenemos otra cosa para mantener vivo nuestro mundo rural y hablamos de familias con nombres y apellidos que tienen que vivir”; y también el responsable provincial de TCM-UGT, Pedro Aller, que al daño social de la posición de Renfe, el Gobierno y la Junta añadió que “llega el AVE pero se llevan el empleo para Madrid”, como ocurre con el centro de control prometido.

“Que eliminen totalmente este plan, no a nosotros”

Cientos de personas mayores, jóvenes estudiantes, familias enteras, niños comenzaron a situarse en las ventanillas de la estación para “ejercer nuestro derecho a viajar” en los trenes que quedan tras los recortes, como los de esta tarde, causando un colapso de la estación. Y aderezaron su espera a ser atendidos desplegando decenas de grandes pancartas criticando las medidas y exigiendo soluciones.

Tal fue la afluencia a la protesta ciudadana que la Policía Nacional tuvo que hacer acto de presencia para instar a retirar las pancartas, algo que pacíficamente los vecinos hicieron trasladando sus mensajes de queja a la calle, donde continuó la concentración.

Unos en el tren de las cinco y otros en el de las seis, cada uno regresaron a sus comarcas pidiendo a Renfe, el Ministerio y la Junta que, como exigió el joven estudiante Alejandro Rodríguez, “eliminen totalmente este plan,no a nosotros,  porque nos dejan totalmente incomunicados”.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador