Teniendo en cuenta los índices de accidentalidad en las carreteras de Castilla y León el pasado año que, entre otros factores, determinan que el 43% de los accidentes mortales son debidos por distracción/somnolencia, lo que incluye asimismo el uso indebido de los teléfonos móviles; que el 21% de los fallecidos en turismos y furgonetas no hacían uso del cinturón de seguridad, o que el 39% de los conductores fallecidos tenían presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos, la Comisión Regional de Tráfico -reunida hoy y presidida por la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro- ha analizado estos asuntos que derivan en la puesta en marcha por parte de la DGT en Castilla y León de campañas intensivas para vigilar el uso de drogas; asimismo, Tráfico instalará en las carreteras de la región cámaras especiales para vigilar el uso adecuado del cinturón de seguridad y el control de la utilización inadecuada de teléfonos móviles por parte de los conductores. Asimismo, la Comisión Regional de Tráfico ha valorado de forma muy positiva la labor de las Unidades de Víctimas de Accidentes de Tráfico (UVAT) creadas en cada una de las Jefaturas Provinciales de la DGT en 2013, desde cuyo período han atendido en Castilla y León a 4.950 víctimas de accidentes de Tráfico.

Destacando en todo momento el marco de la cooperación entre las diferentes instituciones en favor de la seguridad vial, han acompañado a la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, en la reunión de hoy de la Comisión Regional de Tráfico, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, el general jefe de la XII Zona de la Guardia Civil-Castilla y León, José Manuel Díez Cubelos; la coordinadora regional y jefa provincial de Tráfico de Valladolid, Inmaculada Matías Fernández, así como los jefes de Tráfico en las otras ocho provincias de la región; responsables de las dos Demarcaciones de Carreteras de Estado –occidental y oriental- en Castilla y León; representantes de la Junta de Castilla y León, y de la Federación Regional de Municipios y Provincias.

Cámaras especiales para el control del uso del cinturón y de móviles

Los responsables de la Dirección General de Tráfico en Castilla y León han presentado en la reunión de hoy la próxima instalación  de cámaras especiales para el control del uso del cinturón por parte del conductor y del pasajero del asiento delantero de cada vehículo. Esa vigilancia viene motivada, entre otras causas, por el elevado índice de accidentalidad mortal, el 43% en las carreteras de Castilla y León en 2015, por distracciones y/o somnolencia, lo que incluye también el uso inadecuado de teléfonos móviles.

Estas  cámaras también se destinarán al control del uso del teléfono móvil por parte de los conductores de dichos vehículos. Hay que tener en cuenta que en Castilla y León el 21% de los fallecidos en turismos y furgonetas no hacían uso del cinturón.

La ubicación de estas cámaras será preferiblemente en carreteras convencionales, si bien también se colocarán en las principales autovías regionales. Dichas cámaras se conectarán al  Centro de Gestión de Tráfico y, sus fotografías, serán remitidas a través de la propia red de fibra óptica de la Dirección General de Tráfico al Centro Estatal de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (Estrada), ubicado en León, desde donde se gestionarán y tramitarán las correspondientes denuncias.

 

Se intensificarán los controles de drogas y de velocidad en las carreteras de Castilla y León

La Comisión Regional de Tráfico ha analizado también los resultados de las campañas divulgativas de la DGT en el año 2015 y la participación de los Ayuntamientos en dichas campañas, así como la importancia de intensificar la realización de controles de drogas.
El último informe DRUID´13 refleja que el 12% de los conductores elegidos al azar dieron positivo en alcohol y drogas por encima de los límites legales, siendo el cannabis y la cocaína son las dos sustancias más frecuentes halladas.

Además el Instituto Nacional de Toxicología, en su Memoria anual, confirma que el 39,09% de los conductores fallecidos y analizados (614) por dicho organismo tenían presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos. En el caso de los peatones analizados (173), este porcentaje asciende al 40%.

Durante el 2015 se introdujo la realización de estos controles a los usuarios involucrados en accidente (heridos leves e ilesos, puesto que a los heridos hospitalizados o fallecidos las pruebas se realizan en el entorno sanitario) y a los conductores que hubieran cometido alguna infracción (velocidad, cinturón, casco…).

En Castilla y León durante el año 2015 se realizaron 416 pruebas de drogas por accidentes, con un resultado positivo de 83 (el 20%). El 60% de los conductores que habían cometido alguna infracción dieron positivo en el consumo de drogas.

Respecto a la velocidad inadecuada, sigue siendo un factor desgraciadamente importante en los índices de accidentalidad en las carreteras de Castilla y León (el 17,2% en 2015, con un incremento de siete accidentes mortales sobre veinte por este motivo), Tráfico intensificará las campañas de vigilancia por velocidad.


Las Unidades de Víctimas de Accidentes de Tráfico han atendido desde 2013 en Castilla y León a 4.950 víctimas de accidentes de tráfico


La Dirección General de Tráfico tiene en funcionamiento las Unidades de Víctimas de Accidentes de Tráfico (UVAT), creadas en cada una de las Jefaturas Provinciales de Tráfico en 2013 con el objetivo de coordinar una red integral de ámbito nacional, de información y atención a las víctimas de accidentes de tráfico, facilitando el acceso de las víctimas a los recursos existentes, velas por sus derechos y promover la participación de las instituciones y las administraciones locales, autonómicas y nacionales.

Según se ha valorado hoy en la Comisión Regional de Tráfico, como primer objetivo, la UVAT ofrece el paliar la victimización primaria (la que se deriva del propio accidente de tráfico) y disminuir la victimización secundaria (derivada de la relación que se establece entre la víctima y el sistema jurídico-penal, policial, social y sanitario), facilitando las actuaciones especializadas que en distintos ámbitos han podido verse afectados gravemente en la vida de las víctimas: la familiar, la social, la laboral, el económico y sobre todo el ámbito personal.

El pasado 21 de julio de 2015, se firmó un convenio entre la Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza y la DGT para lograr la máxima coordinación en la asistencia a las víctimas de accidentes de tráfico.

Desde su puesta en marcha, en febrero de 2013, se han atendido en Castilla y León a 4.950 víctimas de accidentes de tráfico.

Cualquier afectado puede utilizar este servicio poniéndose en contacto con la unidad de atención en la Jefatura Provincial de Tráfico o a través del teléfono 060.


Accidentalidad en las carreteras de Castilla y León durante 2015

Asimismo, la Comisión Regional de Tráfico ha analizado la accidentalidad de tráfico en vías interurbanas del año 2015 en Castilla y León, en el que se registraron 116 accidentes con 143 fallecidos, 49 heridos hospitalizados y 61 no hospitalizados:

Víctimas mortales por tipo de accidentes: el 40% del total de fallecidos lo fueron por salida de vía. Y el 29% de los fallecidos, por colisión frontal.

Víctimas mortales por tipo de vía: el 73% de los fallecidos en vías interurbanas ocurren en carreteras convencionales. En autopistas y autovías se han registrado 27% de los fallecidos.

Factor concurrente en los accidentes: Es la distracción/somnolencia, con el 43%, el mayor factor concurrente de los accidentes, seguido de la velocidad inadecuada con el 17%. Destacar que el 5,17% de los accidentes se han producido por consumo de alcohol/drogas.

Víctimas mortales por tipo de usuario: Los fallecidos usuarios de turismo fueron el 57% del total. El siguiente grupo de usuarios que mayor peso han tenido en 2015 son los motoristas con el 17% del total, seguidos de los ocupantes de furgonetas con el 10% del total. Se registraron 2 peatones fallecidos.

Víctimas mortales por edades: En cuanto a los grupos de edad, el mayor porcentaje se acumula en el grupo de edad de 25 a 34 años, el 21% del total, seguido del grupo de 35 a 44 años y del grupo de 45 a 54 años, el 15% del total en cada grupo.

Los menores de 14 años fallecidos han supuesto el 15% del total, y los mayores de 65 años fallecidos, el 27% del total.

Los fallecidos usuarios de bicicleta han aumentado en 2015 respecto de 2014, concretamente ha habido 3 más. También han aumentado los fallecidos en motocicleta en un 200%.

Víctimas mortales por sexos: se sigue observando un mayor peso del sexo masculino: la proporción de varones sobre el total fue en 2015 del 77% y el de mujeres 23%.

Accesorios de seguridad de las víctimas mortales: el porcentaje de no uso de cinturón en los fallecidos en turismo y furgonetas en 2015 ha sido del 21%. Todos los fallecidos en motocicleta llevaban casco. De los 6 fallecidos en bicicleta, 4 no utilizaban casco, es decir un 67%. De los 3 niños menores de 12 años fallecidos en turismo o furgoneta, 1 no utilizaban ningún accesorio de seguridad.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador