Seis alumnas de IES Álvaro Yáñez de Bembibre y el propio centro de enseñanza se han convertido en un ejemplo de convivencia entre el alumnado por el trabajo que iniciaron en el curso 2013/2014 con el programa “Lazarillos”. Dos cursos después la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León acaba de reconocer la calidad de los trabajos en los Premios a la Convivencia por la implicación del alumnado para apoyar la integración de otros alumnos menores.

La esencia es promover un buen clima de trabajo académico, lo que dio pie al programa Lazarillos que se inspiró en el protagonista de la novela "Lazarillo de Tormes", que siendo adolescente servía de guía a un ciego.

Las alumnas (Sara Asensio, María Rodríguez, Isabel Otero, Beatriz Álvarez, Andrea Pérez y Noa Silván) empezaron a trabajar en esta campo hace dos cursos. Cada una tutelaba y ayudaba a alumnos menores, con la coordinación de Mª Teresa Pascual Escanciano. Más tarde enfocaron el trabajo hacia la mediación entre iguales y, sobre todo, a la prevención, aspecto este último fundamental para la creación de un buen clima de convivencia en el Centro.

“Para el Centro este reconocimiento da un impulso fuerte para seguir con esta línea de trabajo”, destacaron esta mañana en una nota de prensa, sin pasar por alto que “ha sido muy gratificante ya que somos el único centro de la provincia de León, tanto de primaria como de secundaria, que ha obtenido el reconocimiento”, concluyeron.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador