El pueblo de Quintana de Fuseros, el Bierzo y la cultura tradicional en general está de luto. Manuel Marcos González, el tamboritero de Quintana de Fuseros, nos dijo adiós después de luchar contra una enfermedad a la que no pudo vencer. Su amor por el tamboril y la música tradicional le llevó, primero de forma autodidacta y posteriormente como alumno de la Escuela Municipal de Música de Bembibre, a convertirse en un diestro “tamborilero”, siempre dispuesto a participar en cuantos actos fuera requerida su presencia.

Las fotografías pertenecen a la bajada del Santo, en junio de 2015. Una festividad importante para toda la comarca, y también para Manuel. El sonido de su chifla y el ritmo de su tamboril, acompañaron a los pendones en la que sería una de sus últimas apariciones en público. DEP.

“Para ser tamboritero
se necesita tener
corazón muy jaranero
y un alma para querer”

(Félix Grandes)

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador