Los balcones y las fachadas salientes de los edificios no casan bien con los vehículos de altura, que en numerosas ocasiones rozan la estructura de determinados edificios provocando incluso desprendimientos de piedras y cascotes. Esto mismo es lo que ha pasado una vez más, según advierten vecinos del entorno, en la calle Río Miño donde el remolque del camión chocó ayer por la tarde contra el saliente de la fachada dando lugar al desprendimiento de cascotes a la acera. Produjo daños menores en la pared del inmueble.

Sin embargo, no es la primera vez que pasa algo parecido, según informaron vecinos de las inmediaciones, quienes aseguran que esta escena se repite al menos una vez por año por el impacto o roce de algún camión contra el saliente al maniobrar para incorporarse a la calle Río Miño. Las estrechas dimensiones de la calle y el escaso margen para girar unido a las dimensiones del vehículo complican habitualmente a conductores de camiones e incluso autobuses.

Con más motivo cuando éste es el único trayecto posible para acceder al Socuello y Estación, así como a los pueblos del municipio de Castropodame como Viloria, San Pedro, Turienzo y Matachana desde San Román de Bembibre.

Fotos: Trini C.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador