El buen tiempo y el calor favorecieron la afluencia de público al tradicional mercado de ajos, que este año contó con 14 puestos dedicados a la venta de esta apreciada planta, condimento fundamental de la cocina mediterránea .

 

Un año más el Mercado de Ajos repite en la plaza Mayor, ubicación que se establece como su lugar natural, y se hace coincidir además con el mercado de domingo. De esta forma se consolida como uno de los mercados importantes del año, recuperando la tradición. Aunque históricamente coincidía con la festividad de San Pedro Apóstol, patrón de la localidad y fiesta principal hasta que fue relegada por El Cristo, hoy en día se ha trasladado la fecha al mes de julio.

Por entonces, en la víspera de esa onomástica, la Banda de Música de Bembibre y un tamboritero recorrían las calles de la población, deleitando a los presentes con sus melodías. A la mañana siguiente, la festividad del Apóstol, se solemnizaba con una función litúrgica y tras ella “se desarrollaba un concurrido mercado de ajos”, al que acudía la gente del entorno en un tren conocido con el sobrenombre de “el Gandarero”, que llegaba a Bembibre hacia las 12 de la mañana.

Al anochecer, en la Plaza Mayor, solía encenderse la típica hoguera, donde los más jóvenes desafiaban al fuego, saltando por encima de las llamas y bailándo a media luz la “jota de Bembibre”.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador