La Guardia Civil de Castilla y León va a desarrollar una campaña de control e identificación de animales de compañía de raza canina denominada “Operación Can” para comprobar que la tenencia de estos animales se adecua a lo establecido en la normativa tanto estatal, como autonómica.

La campaña va a tener lugar entre el 8 de agosto y el 10 de septiembre y va a ser desarrollado por las Patrullas del SEPRONA y de Seguridad Ciudadana.

Los propietarios o poseedores de perros deberán mantenerlos en buenas condiciones higiénico-sanitarias, procurándoles instalaciones adecuadas para su cobijo, proporcionándoles alimentación y bebida y dándoles oportunidad de ejercicio físico, así mismo deberán realizar los tratamientos sanitarios declarados obligatorios.

A partir de los 3 meses de edad el perro debe estar vacunado y contar con la cartilla sanitaria oficial expedida por un centro veterinario autorizado. Igualmente a partir de esa edad deberán de estar identificados electrónicamente mediante la implantación de un microchip e identificados en los correspondientes registros municipales.

Se prestará especial atención al control de los perros considerados como potencialmente peligrosos para comprobar que cumplen los requisitos establecidos por la normativa que regula la tenencia de este tipo de animales, comprobando que los perros especialmente peligrosos se encuentran censado en el registro del municipio en el que resida y que sus propietarios portan la licencia para su legal tenencia.

También se controlará que los propietarios de los perros de raza potencialmente peligrosa, paseen según se establece en la normativa, cumpliendo la obligación del uso del bozal y de correa o cadena de menos de 2 metros no extensible en lugares públicos, y los poseedores no lleven más de un perro de este tipo por persona.

Dentro de esta campaña se procederá a la inspección de actividades de venta de animales potencialmente peligrosos.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador