Molinaseca es sin duda alguna uno de los pueblos más conocidos de la provincia de León. Está situado justamente en el borde de una llanura muy suave que nos lleva hasta Ponferrada y aún más al Oeste. y en el inicio de una abrupta subida hacia el Puerto de Foncebadón. Está ubicada esta villa en el Camino de Santiago y es lugar de tránsito de muchos peregrinos. Hace siglos fue un lugar por donde frecuentemente pasaban las tropas de los Reales Ejércitos de Su Majestad el Rey de España.

Existe aquí un viejo puente que como todos los puentes viejos; se le denomina “puente romano”; aunque yo no se si lo será o no. Como no tengo datos al respecto no me pronunciaré sobre esta cuestión; pero supongo que aunque puede que alguna de sus piedras esté aquí asentada desde la época romana y por ello sus orígenes se remonten a esa época; su aspecto actual es resultado de múltiples reformas. De hecho en la Red (turismodelbierzo.es) se indica que el origen del puente “parece ser romano” y se dice expresamente que a lo largo del tiempo ha experimentado numerosas reformas, “en parte como variaciones del lecho del río”. Aquí es donde quiero llegar.

Si se observa con un mínimo de atención este puente, resulta evidente que su parte más vieja es la de Poniente y es mas en esta parte se distingue muy bien lo que fue el primitivo puente con sólo tres arcos; el del medio más alto que los de los lados; pero por los que curiosamente actualmente no circula en general el agua. Es evidente que el cauce del río ha cambiado. En un libro de geología he visto (en Asturias), algún caso aún mucho más espectacular. Debe haber muchos más.

CAMBIOS EN LA RED FLUVIAL

Aunque nuestra experiencia cotidiana y dado lo efímero de la vida indica que los montes y ríos son inmutables (como al parecer se recoge en algún pasaje bíblico); la realidad es muy diferente. El Bierzo es precisamente un magnífico ejemplo de como en tiempos geológicos muy recientes se han estado (y se están) produciendo cambios muy drásticos en el trazado de la red fluvial. Es bien conocido por los geólogos desde hace tiempo que la red fluvial berciana se dirigía en tiempos geológicos pasados hacia la lo que es la Meseta Castellana. En el año 2.012 la Asociación Mineralógica “Aragonito Azul” (Bembibre) en colaboración con otras varias instituciones, organizó una excursión (“Geolodía-2.012” en León); en la que se mostraba como el río Sil ha ido poco a poco provocando cambios en la red fluvial berciana. “El Sil ladrón de ríos”; se podía leer en los carteles anunciadores del evento, en el que tuve la suerte de participar.

Pero no solamente es al Norte y Oeste del Bierzo donde se puede contemplar este fenómeno. En el entorno de Bembibre y Rodanillo también hay cursos de ríos y arroyos que delatan esos cambios. La red fluvial berciana hoy envía sus aguas al Oeste y antiguamente lo hacía al Este. Cerca de Molinaseca esto es a unos 4,5 Km. al SE, el arroyo que baja de Las Tejedas, experimenta un giro muy brusco para dirigirse a Paradasolana; que se explica de modo muy sencillo si admitimos que en efecto en El Bierzo en tiempos geológicos recientes se está produciendo una reorientación de la red fluvial. Otra prueba más de lo señalado. Es lo que los geólogos denominamos capturas fluviales.

El análisis de los mapas topográficos de El Bierzo y sus relieves muestra en este sentido datos muy interesantes, que cualquier geólogo puede interpretar con facilidad; pero que no resulta simple explicar en un breve artículo como este. Señalo eso si que los relieves escarpados que se pueden ver en cualquier mapa topográfico (curvas de nivel muy juntas); aportan datos muy interesantes y curiosos sobre este fenómeno. Si esta tendencia natural continúa y todo hace suponer que si; los ríos y arroyos que circulan por Brañuelas, Rodrigatos de la Obispalía o Veldedo y que llevan sus aguas hacia el Duero, serán poco a poco cortados literalmente por valles que llevarán sus aguas hacia el Sil. Claro que este proceso mucho mas largo que la corta duración de la vida humana. Ninguno de los presentes lo veremos. En definitiva hay un lento hundimiento del valle del Boeza que se está propagando hacia el Este, es decir hacia Astorga.

EL CASO CONCRETO DE MOLINASECA

Cabe ahora preguntarse hasta que punto el lento cambio en el curso del río que pasa por Molinascea (el río Meruelo); tiene que ver con todo esto. En mi opinión el progresivo hundimiento del valle del Boeza antes señalado o si se prefiere el lento levantamiento de los montes al Sur y al Norte de este valle ha estado provocando un incremento de la erosión en varios de los ríos y arroyos que vierten sus aguas al Boeza y entre estos el rio Meruelo que discurre profundamente encajado en un terreno muy abrupto. Es un indicio este de la erosión es muy acusada.

¿Cuántos metros puede haberse rebajado el lecho del río desde la época romana?. Pues lo ignoro, pero en base a las observaciones que en la zona de La Cabrera hizo Roberto Matías Rodríguez al estudiar los canales que abastecían de agua a la mina de oro de Las Medulas, pienso que perfectamente 3 ó 4 metros.

Molinaseca se halla justamente emplazada en el contacto entre el Terciario (materiales rojizos y muy blandos) y el Paleozoico (rocas compactas y mucho más duras). De hecho la iglesia del pueblo se asienta en una roca bastante dura. La iglesia se halla a solo 75 metros aguas arriba del punto donde se halla el puente. Con el transcurso de los siglos la erosión del río ha ido poniendo al descubierto cada vez mayor porción de terreno duro, esto es de peñas contra las que la corriente fluvial impacta cada vez mas de lleno obligando poco a poco al río a buscar salida hacia el Naciente. Si no existiese esa roca tan dura en los cimientos de la Iglesia o si no se hubiese producido una excavación tan acusada del río en estos últimos 20 siglos no se hubiese desviado de su curso.

La excavación se produce, en mi opinión, fomentada en buena medida porque los terrenos (las peñas duras) situados al Sur de Molinaseca están siendo poco a levantados con respecto a las zonas más llanas del centro del Bierzo (Zona de Cacabelos-Ponferrada por ejemplo). Es un fenómeno que en los estudios geológicos más recientes, se enmarca dentro del contexto de formación de la Hoya Berciana.

No obstante entrar en este asunto supondría extendernos hasta límites que no vienen ahora al caso. Termino pues invitando a quienes vayan a Molinaseca a tomar unas copas o a disfrutar de su playa fluvial a que se fijen en este viejo puente. El turismo geológico también está de moda.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es