Como es de dominio público desde hace siglos han existido en El Bierzo dos rutas principales de paso desde Castilla a Galicia. Una es el Camino de Santiago que discurre por Foncebadón y La Cruz de Ferro y otro es el paso que discurre bajando el Puerto del Manzanal y pasando por Bembibre y su entorno. Hoy en día disponemos de más rutas alternativas sobre todo si elegimos carreteras secundarias, pero consideremos que nos hallamos no en el siglo XXI si no en XVIII. Fue en este siglo (en la segunda mitad) cuando se construyó un camino o carretera que entonces era para caballerías y carruajes tirados por animales que fue en aquella época el equivalente de la Autovía del Noroeste de nuestros días. Lo construyó el ingeniero Carlos Lemaur. Centraremos esencialmente nuestro estudio (visto desde la perspectiva de la ingeniería), en el tramo de este Camino de Lemaur que discurre entre San Román de Bembibre y Cacabelos. Todavía se conservan planos (mas bien yo diría que croquis) de la época. Ver imagen adjunta. Es un plano bastante conocido gracias en buena medida a las investigaciones del historiador D. Manuel Olano Pastor y creo que el original se halla en el Archivo General de Simancas.

Técnicamente es mucho mas imperfecto que los mapas y planos modernos, pues en estos la escala es mucho mas uniforme que en este viejo mapa del siglo XVIII. Además la forma de representar el relieve en este antiguo mapa es mas bien una representación artística y no una representación matemática como sucede (mediante curvas de nivel) en los mapas modernos e incluso no tan modernos. No puedo ahora explicar como se representa el relieve con curvas de nivel, pero si señalo que un mapa moderno es en la práctica lo mismo que si dispusiésemos de una maqueta del terreno realizada a escala. En un plano moderno vemos la forma de valles y montañas representada de modo rigoroso (cuanto menor sea la equidistancia entre curvas de nivel y mayor la escala mejor), mediante la denominada proyección ortogonal. Esto nos permite calcular por ejemplo los grados de pendiente de una ladera, algo que incluso caminando sobre el terreno y a simple vista no es posible hacer.

EL CAMINO DE LEMAUR

En cualquier caso vamos a lo que vamos. Hay que indicar que ya en este viejo mapa (años 60 del siglo XVIII) ya se ve claramente que las poblaciones de Cacabelos, Ponferrada y San Román de Bembibre se disponen en lo que constituye un triángulo y que mientras que el trayecto de San Román de Bembibre a Cacabelos (Pasando por Congosto y Cubillos) es una línea prácticamente recta. Si desde San Román vamos a Cacabelos pasando por Ponferrada hacemos una especie de V en cuyo vértice o punta se halla Ponferrada y lógicamente en los extremos Cacabelos y San Román . Ver de nuevo figura adjunta. Por tanto es evidente que el Camino de Lemaur (ruta de San Román a Cacabelos pasando por Congosto), es una ruta mas corta que otras que son las que en nuestros días se utilizan de modo habitual.

Yo he realizado un somero tanteo sobre planos modernos (SIGPAC) y estimo que hay una diferencia de unos 5 km. No obstante hay que señalar que para hacer una comparación rigurosa de distancias habría que medir sin duda con mas cuidado y aprovechando la circunstancia de que el Camino de Lemaur debe coincidir con gran precisión (me parece) con una ruta que en las primeras décadas del pasado siglo XX, aun era muy evidente, pero que ya figuraba (Mapas del Instituto Geográfico Nacional),como “carretera abandonada”. No obstante es sencillo comprobar que en rigurosa línea recta las distancia que hay desde San Roman a Cacabelos es de 23,8 km, de San Román a Ponferrada, 15, 3 km y de Ponferrada a Cacabelos 12,5 km. Bien es cierto que las carreteras o caminos ni hoy ni en el siglo XVIII discurrían en rigurosa línea recta, pero basta ver los mapas por encima a simple vista para comprobar que en cualquier caso la distancia de San Román a Cacabelos pasando por Congosto (por donde la trazo su camino o carretera Lemaur) es mas corta que discurriendo por Ponferrada. Añado que el Embalse de Bárcena es históricamente “cosa de hace dos días”.

Para trazar una carretera o un ferrocarril sin embargo no solo hay que tener en cuenta la distancia en horizontal si no también el relieve con sus valles y lomas. Por ello hay que considerar que la ruta por Congosto habría de cruzar no sólo el río Sil, si no también el arroyo que discurre entre Almázcara y Congosto y que sigue una traza casi paralela al trazado de la vía férrea que discurre por Almázcara y que se construyó como sabemos a finales del siglo XIX. Por otra parte desde San Román hasta el cruce con el río Sil (pasando por Congosto) hay un relieve tal que exige cruzar varios valles de cierta entidad que suponen una cierta dificultad que en una primera evaluación puede ser similar a la que supone cruzar el Monte Arenas. Todo esto se ve perfectamente en los planos modernos y también en el mapa de Lemaur de los años 60 del siglo XVIII. Lemaur dibujó bastante bien el relieve, aunque de modo quizá mas artístico, es decir como lo haría un pintor y no de modo matemático como lo haría un topógrafo o ingeniero de nuestros días.

En cuanto a la geología del terreno hay que señalar que el granito del Monte Arenas esta formado por rocas más compactas y difíciles de excavar que el terreno que nos encontramos pasando por Congosto y Cubillos. Por tanto podríamos preguntarnos el motivo por el que en el siglo XIX el ferrocarril al llegar a Bembibre y continuar rumbo a Galicia no siguió la ruta de Lemaur es decir no paso por Cacabelos dejando a un lado a Ponferrada. Pues sospecho que no fue debido a razones técnicas, si no mas bien a motivos socio-políticos. Ponferrada ya a mitad del siglo XVIII era una población importante tal y como se refleja en el Catastro de Ensenada,aunque esto eso no fue motivo suficiente para que Lemaur trazase su camino pasando por Ponferrada. A finales del siglo XIX sin embargo Ponferrada ya tenía la importancia suficiente para que la vía férrea pasase por ella. Cabría preguntarse si desde el punto de vista únicamente técnico hubiese sido mas lógico llevar el ferrocarril por Congosto y Cubillos ( y por ello también por Cacabelos),pero este detalle no lo he estudiado a fondo. El ferrocarril a diferencia de las carreteras requiere que no se puedan superar con comodidad ciertas pendientes. Supongo que en el siglo XIX se consideraría que la máxima pendiente recomendable para un tren sería del 5%. Entiendo (aunque debería verlo con mas detalle), que un trazado del ferrocarril pasando por Congosto y partiendo de San Román si podría cumplir tal requisito. Si el ferrocarril hubiese ido desde Bembibre (o San Román) a Cubillos para a partir de aquí buscar la salida hacia Galicia por donde ahora lo hace (Toral de los Vados) el recorrido visto en planta no sería muy diferente del que ahora tiene.

CONCLUSION

La conclusión parece evidente: la importancia de Ponferrada como población destacada en El Bierzo condicionó el trazado del ferrocarril y también es de esperar la primitiva carretera Nacional VI, que en las primeras décadas del siglo XX ya era una realidad. Acostumbrados como estamos a ver que la ruta de San Román (o Bembibre), hasta Cacabelos pase por Ponferrada, asumimos de modo inconsciente que esta ha de ser técnicamente la ruta más idónea, algo que es al menos discutible. Otra cuestión es que las vías de comunicación hayan de tener en cuenta la ubicación de las poblaciones o ciudades importantes. Por otra parte este análisis del trazado entre San Román y Cacabelos es interesante para hallar la diferencia de distancias entre el Camino de Santiago pasando por Foncebadon y otras rutas alternativas que cruzaban por las proximidades o por el propio Bembibre. Cuando se estudia este asunto y según me comenta el historiador Manuel Olano Pastor, se olvida que además de la ruta o digamos camino clásico de Camino de Santiago , había por el entorno de Bembibre una vía de tránsito que coincidía con el Camino de Lemaur, sin prejuicio claro esta de otro paso por Ponferrada desde Galicia. Es mas que incluso antes de que Lemaur trazase su carretera, ya era la ruta Cacabelos-Congosto-Bembibre, muy transitada incluso para el viaje de importantes personajes de siglos atrás. Es lógico que así sea ya que es evidente que en el tramo Cacabelos- San Román, es más corto por Congosto que por Ponferrada. No obstante cuando Lemaur hizo su mapa, ya señaló también una ruta que va desde San Román a Cacabelos, pero pasando por Ponferrada. Hay más consideraciones o mas condicionantes que influyeron en el hecho de que el Camino de Santiago siguiese la Ruta de Foncebadón, entre estos quizá el clima que en la Edad Media debía ser menos frio que el del siglo XIX y XX. También (entiendo yo) hay que tener en cuenta que al no existir mapas tan sofisticados como los que hemos conocido en tiempos recientes los viajeros se veían obligados a utilizar como mapa el propio terreno. Para ello es esencial seguir las líneas de cumbre que nos permiten ver el terreno mucho mejor que desde el interior de los valles. Los peregrinos medievales una vez en Astorga quizá consideraban mas prudente seguir la línea de cumbres de Foncebadon y el Acebo que internarse en el valle del río Tremor, pero este es otro asunto.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.