El espectacular desarrollo de los sistemas de información geográfica y la cada vez mayor facilidad para difundir el conocimiento nos presentan situaciones a veces parecen insólitas. Una de estas fue el descubrimiento de la llamada Estructura Richat. En la Red hay muchas imágenes de la misma y cualquier internauta la puede localizar por si mismo en las imágenes de “Google Earth” por ejemplo. Parece un inmenso ojo, (su diámetro es de unos 50 Km.) en medio del desierto. Al parecer se descubrió hace ya muchos años coincidiendo con el desarrollo de la exploración espacial (años 60 del siglo pasado), pero sólo en los últimos años se han difundido abundantes más imágenes de la misma.

¿DE QUE SE TRATA?

Para las personas con formación geológica y en un primer vistazo pare evidente de que se trata: una estructura de impacto o de una estructura geológica conocida como un anticlinal. Para quien no tenga muchos conocimientos de geología y si tenga mucha imaginación esto podría ser cualquier cosa.

Se conoce como estructura de impacto la que se genera en la superficie terrestre (o cualquier otro cuerpo celeste similar),cuando en la misma cae un meteorito. En este caso esta posibilidad parece descartada por los estudios geológicos realizados y por ello baste con decir que aunque se parece a una estructura de impacto no lo es. Por cierto también en la Red se localizan abundan imágenes e información sobre la estructuras de impacto que son mucho mas raras en La Tierra que en otras partes del Sistema Solar, empezando por La Luna. Si se observan estas imágenes y se comparan con las de la Estructura Richat, es evidente su parecido,…pero las cosas no siempre son lo que parecen.

Los geólogos sabemos que las rocas se pliegan es decir se “doblan” y lo que en principio eran capas planas se pueden transformar en algo que recuerda a los tejados de uralita con sus valles y sus crestas. Las capas de carbón en las minas bercianas (y en otras) adoptaban una forma que recuerda a la de los barcos y por ello en lenguaje coloquial se decía que tenían la forma de “un fondo de barco”. Sin duda alguna son muchos los antiguos mineros que recuerdan haber oído esta expresión. Es lo que técnicamente se conoce como un sinclinal. En otros casos las capas adoptaban lo que podríamos llamar forma de caparazón de tortuga (un anticlinal),de modo que las capas en una parte de la mina tenían “caída” (buzamiento) en un sentido y en otra al opuesto.

El terreno y las capas de rocas que lo forman no es uniforme y esos “altos y bajos” o subidas y bajadas de las capas adoptan a menudo formas muy caprichosas. Si un conjunto de capas inicialmente horizontal lo comprimimos en dirección Este-Oeste se formarán cretas y valles en sentido Norte-Sur. Si el esfuerzo de compresión es en sentido Norte-Sur esas crestas y valles (anticlinales y sinclinales) se tenderán a alinear en sentido Este-Oeste. Hay que tener en cuenta además el fenómeno de la erosión del terreno. Si un tejado de uralita con sus crestas y valles lo cortamos horizontalmente, visto desde arriba dibujará una línea sinuosa que recuerda el movimiento de una culebra. Formas de este tipo se ven “a patadas” en muchos mapas geológicos, eso si mas o menos deformadas por numerosas fallas es decir roturas de las capas y otras circunstancias.

EL CORTE DE UNA “CEBOLLA”

La historia geológica de una región se cuenta por millones de años. A menudos cientos de millones. En tan dilatado tiempo una región puede verse sometida por ejemplo a esfuerzos en sentido Este-Oeste y después Norte-Sur. Es lo que se conoce como superposición de esfuerzos tectónicos, que en consecuencia pueden dar lugar a que las capas adopten una forma de domos o montículos aislados. Todavía conservo de mi época de estudiante de geológicas un libro titulado “Plegamiento y fracturación de rocas”, de John G. Ramsay, que explica muy bien los efectos de la superposición de esfuerzo o empujes tectónicos. En general serán formas irregulares, pero en algún caso (siempre raro) pueden parecer la cáscara de una esfera perfecta, formada por diferentes capas todas concéntricas. Si esas capas concéntricas son cortadas por la erosión puede aparecer una figura que recuerda a la que observamos cuando por ejemplo cortamos una cebolla. Esto es justamente lo que ha sucedido en la Estructura Richat. Es un caso realmente singular y por ello es muy llamativo. Quizá haya otros similares pero ninguno tan curioso como este y por ello en estos tiempos en los que disponemos de medios (“Google Maps” por ejemplo), para observar con suma facilidad cualquier parte del Mundo, ha sido objeto de numerosos comentarios y creo que también de algún estudio geológico. Si en un momento y a “golpe de ratón” entramos en “Google Maps” y en Oeste de Mauritania buscamos la población de Oudane a unos 30 Km. al NE de la misma veremos la Estructura Richat. Parece un inmenso ojo en medio del desierto.

La Estructura Richat es pues un anticlinal . Un anticlinal que presenta en superficie eso si una forma curiosa, pero nada más. Para un geólogo un anticlinal es de lo mas vulgar que hay. Quien tenga una mente fantasiosa puede pensar lo que quiera, pero mi opinión y supongo que la de muchos otros geólogos, es que nos hallamos ante algo vulgar y corriente. Por si alguien quiere mirar aunque sea por encima esa zona a “golpe de ratón”, indico que a unos 25 km al Oeste de Oudane y siguiendo la carretera que conduce a la ciudad de Atar, aparece otra estructura geológica que también recuerda a la de Richat, pero que es mucho menos llamativa. Esta al norte de la carreta citada. Me da la impresión (por lo que veo en las imágenes “Google Maps”), que en este caso se trata de un sinclinal, algo también muy vulgar y corriente. Las cosas no son siempre lo que parecen. Adjunto una de las muchas imágenes de esta curiosa estructura geológica, la Estructura Richat, que se localizan en la Red, (www.misteriosarealidad.com). Es evidente que impresiona.

En todo caso y para no dejar ningún cabo suelto, indico que sobre el origen de esta estructura he visto en la Red alguna hipótesis que sugiere que se formó porque una gran masa de rocas fundidas (las que arrojan los volcanes) empujó desde el interior de La Tierra hacia arriba una serie de capas inicialmente horizontales que hay en esa zona. No tengo datos suficientes para juzgar lo acertado o no de esta hipótesis ,pero si afirmo que no hace falta recurrir a la misma para explicar el origen de esta curiosa estructura. La superposición de plegamientos también es una explicación correcta y me parece que la más probable.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

navia banner 1

 

compramostucoche.es