Todo el mundo sabe que la hora que usamos en la vida cotidiana, no es la misma en España que en Argentina por ejemplo. También es sabido que en amplias zonas del territorio (un país concreto en general) la hora oficial es la misma entre otros motivos porque así se fija por decretos legales ya que “la hora por el Sol”, varía bastante de unas partes a otras. Gracias a los programas televisivos en directo y a otros detalles se comprueba que cuando ya está amaneciendo en Gerona, aún no amanece en La Coruña. Aunque la hora oficial en ambas ciudades es la misma la hora solar verdadera difiere en más de 40 minutos.

Esto es ya más o menos sabido pero me sirve para mostrar como cualquiera con unos conocimientos mínimos de matemáticas y un poco de paciencia, puede determinar la diferencia de hora solar verdadera de una parte a otra de incluso una pequeña población. Es además este análisis un buen ejemplo de la relación entre el espacio y el tiempo.

Empezaremos diciendo que el día tiene 24 horas (al menos a efectos prácticos) y puesto que La Tierra y como cualquier cuerpo esférico da una vuelta completa en 24 horas, resulta que si dividimos los 360º de una circunferencia entre 24 obtenemos la cifra de 15º, que es lo que gira La Tierra en una hora o si se quiere en 60 minutos. Pero si a 60 minutos, le corresponden 15º, a un grado le corresponderán 4 minutos. Cada 4 minutos La Tierra gira un grado, que son 60 minutos de arco. Damos por sabido que un arco de un grado contiene 60 minutos de arco y cada minuto de arco otros 60 segundos. Hay una similitud entre las unidades de medida de arcos de circunferencia y medidas de tiempo de la vida cotidiana.

De este modo establecemos que por cada 15 minutos de espacio (arco sobre la superficie terrestre), hay sólo un minuto de tiempo, ya que según hemos visto a 60 minutos de arco le corresponden 4 minutos de tiempo. Hay pues una relación de 15 a uno, si comparamos minutos de espacio con minutos de tiempo.

Ahora bien La Tierra tiene un radio de 6.371 km. Luego los 360º serán (dos, por pi y por el radio decían en la escuela) suponen 40.030 Km. En la escuela se nos decía que 40.000, lo que a muchos efectos prácticos ( este caso por ejemplo) vale. Ahora ya se puede establecer una relación entre el espacio (los 40.000 km.) y el tiempo es decir las 24 horas. Así deducimos que los 15º de giro de la Tierra en una hora son 1666,666 km. ya que 40.000 km son 360º.Asimismo es fácil deducir que un grado serán 111,111 km.

Por tanto esto nos sugiere que cada 111,111 km. hay una variación de 4 minutos o si se quiere de 240 segundos (4 x 60). Luego a 27,77 km. le corresponde un minuto. Todo esto está correcto, pero si nos hallásemos sobre el Ecuador de La Tierra, pues sólo aquí la longitud del paralelo es máxima. A una latitud de 42,5º por ejemplo el paralelo es menor, porque el radio de una circunferencia terrestre que coincida con el paralelo de 42,5º,será menor que el radio de La Tierra. ¿Cuánto menor? Para quien sepa trigonometría básica es fácil saberlo (serán 6371 por el coseno de 42,5º), es decir 4697,19 km.. Para quien no sepa trigonometría esto se puede resolver por ejemplo por métodos gráficos. Se dibuja una circunferencia grande, se mide un arco de 42,5º, a partir del diámetro de la circunferencia, se traza una línea paralela a la del “Ecuador” (diámetro de la circunferencia) que pase por el extremo del arco trazado y con una simple regla de tres se comprobará que si el radio de La Tierra son 6371, a la latitud de 42,5º serán sólo 4697,19 km.

Esto supone que un grado sobre un paralelo de 42,5º tiene una longitud de sólo 81,98 km. Las medidas que se hacen sobre un paralelo tienen sobre el suelo la dirección Este-Oeste exacta. Luego cada 81,98 Km. medidos en dirección Este-Oeste a 42,5º, el tiempo variará en 4 minutos. Por tanto para que la variación sea de sólo un minuto el desplazamiento ha de ser de sólo 20,495 km. Para que sea de sólo un segundo y puesto que en un minuto caben 60 segundos el desplazamiento habrá de ser de tan solo, 0,341 km. (20,495 km. dividido por 60), es decir 341 metros. En definitiva y puesto que a nuestros efectos los 42,5º de latitud podemos considerar que es la que tiene Bembibre, esto supone que al movernos en dirección Este-Oeste 341 metros la hora solar verdadera cambia en un segundo.

OTRO CAMINO. APLICACION

Hay otro modo de resolver este asunto. Consiste en considerar que la relación entre un segundo de arco de espacio dividida por la del tiempo es de 15. ¿Cuanto es un arco de un segundo de espacio a 42,5º?. Es simple. Dividimos 81,98 Km. que corresponden a un grado entre 60, obtennos la cifra de 1,36633 km. que es la longitud de arco de un minuto. Si lo dividimos esto entre 60 obtenemos la cifra de 0,02277 km. es decir 22,77 metros que es la longitud del arco de un segundo terrestre medido a la latitud de 42,5º y sobre el paralelo (dirección Este-Oeste). Pues bien puesto que la relación entre arco de espacio y tiempo es de 15, en sentido de a un segundo de tiempo le corresponde un arco de 15 segundos de espacio, si multiplicamos 22,77 metros por 15 obtenemos de nuevo una longitud de 341 metros (341,58 exactamente).

En Bembibre la distancia entre el meridiano que pasa por la estación del ferrocarril y el que pasa por el Santuario del Ecce-Homo es de 972 m. (medidos lógicamente en dirección Este-Oeste). Luego la diferencia entre el tiempo solar verdadero de la estación y del Santuario es de 2,8 segundos (972 dividido entre 341). Por otra parte si comprobamos (en el SIGPAC por ejemplo), las coordenadas geográficas de uno y otro de los edificios señaladas veremos que hay una diferencia de longitud de 43 segundos de arco terrestre entre ambos edificios. Resultado este similar al que logramos dividiendo 972 metros entre 22,77 metros. Pues bien como a cada 15 segundo de arco le corresponde un segundo de tiempo dividiendo 43 entre 15, obtenemos de nuevo 2,8 segundos de diferencia de tiempo en la hora solar verdadera.

Si dispusiésemos de sofisticados aparatos para medir el paso del Sol por el meridiano de ambos edificios podríamos detectar esos 2,8 segundos de diferencia. Pero analizar este asunto es otro tema. Quizá mejor dejarlo para otra ocasión, pues el “baile” de cifras que llevo exponiendo quizá sea ya considerable. Adjunto una ortofoto de Bembibre alusiva a este asunto.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.