En este capítulo (el IV) sobre el área carbonífera de Torre-Bembibre, tocaremos el asunto de la estructura geológica, es decir para que se me entienda, la forma que adoptan las capas, pues como se decía en plan coloquial en la mina las capas a veces estaban tumbadas, otras ligeramente inclinadas, otras “muy pendientes” y otras “colgadas”. Además había “fondos de barco” o justamente lo opuesto y todo ello con abundantes “saltos”. La pendiente de una capa técnicamente se denomina buzamiento.

En base a lo que yo conocí y también teniendo en cuenta el estudio de ADARO (que me sirve de guía esencial para redactar estos artículos), en la zona de Torre-Bembibre y al igual que en otras muchas partes de la Cuenca Carbonífera Berciana, las capas tenían pendientes muy suaves (poco buzamiento), aunque eso si en la parte del Sur y sobre todo en el Sureste la situación era completamente diferente. Este apunte se ciñe exclusivamente a la parte Sur de la Cuenca es decir a lo que hallamos al Sur de la carretera nacional más antigua de la zona, la conocida durante años como la carretera Madrid-Coruña. Pues bien en esta zona si bien es cierto que abundan las capas con escaso buzamiento; es asimismo evidente que en todo el borde Sur hay una banda que afecta sobre todo al Paquete de las Anchas en donde hallamos capas más o menos inclinadas e incluso “capas colgadas”, es decir que aparentemente estaban a plomo. Abundaban en Campomanes Hermanos y en Antracitas de Brañuelas.

Una de las muchas virtudes del estudio de ADARO es que además de dibujar la geología tal y como se observa en superficie, también señalaron las labores de interior. Bien es cierto que se trata de labores tal y como estaban en el año 1985 (por tanto muy antiguas) y lógicamente entiendo que no se señalaron todas las ya entonces realizadas, si no sólo las mas significativas. Estas labores se hallan reflejadas en un plano a escala 1:25.000, es decir en el que un centímetro de papel representa 250 metros. No es tampoco mucho detalle. A pesar de todas estas carencias cualquier técnico que tenga unos conocimientos elementales de geología puede ver a través de esas labores la estructura geológica general. Es lo que haré a continuación y que iré escribiendo en este artículo.

En este mapa de ADARO del año 1985 (ya lógicamente una reliquia histórica) las labores de interior más occidentales se ubican en el Municipio de Castropodame. Se trata al parecer de la denominada Mina La Gata. Según noticias que un poco de rebote me han llegado debe ser una de las más antiguas de la zona. No obstante este es un tema que no toca abordar ahora.

Las labores de esta mina y las de su entorno (Carbones S. Antonio, Antracitas de S. Antonio, Minas de Navaleo e incluso Minex),ponen de manifiesto una escasa pendientes en las capas. Estas llevan una dirección de Poniente a Naciente y las pendientes (muy suaves) son hacia el Sur en general en Minas de Navaleo y en las de San Antonio. En Minex sin embargo en la zona limítrofe con el arroyo del Rial (llamado también Argutorio me parece),los buzamientos son hacia el Norte. En definitiva podemos decir que en esta esquina Suroeste del área de nuestro estudio hay un gran sinclinal general muy suave y por tanto hallamos buzamientos escasos. Al desplazarnos hacia el Este (hacia Santa Cruz de Montes) y siguiendo siempre por el borde Sur la estructura se empieza a complicar y los buzamientos se hacen mayores. Entre Minex y Virgilio Riesco ya en los planos de labores anteriores al año 1985 (ver imagen adjunta) aparecía dibujada, vista en planta, una figura en forma de Z muy evidente. Esta forma cualquier técnico la identifica a primera vista como la de un sinclinal (“fondo de barco”) asociada a un anticlinal. En este caso el anticlinal es el de la parte de arriba (Norte) de la imagen y el sinclinal o “fondo de barco” el del Sur.

Hacia el Este y siempre por el borde Sur estos anticlinales y sinclinales cada vez eran mas frecuentes y con pendientes mas acusadas. En definitiva se incrementa el grado de plegamiento de las capas. En Virgilio Riesco, Campomanes Hermanos y por supuesto en Antracitas de Brañuelas, se percibía nítidamente esta circunstancia. En esta explotación (Antracitas de Brañuelas) los buzamientos eran tan altos que al parecer llegaban a estar invertidos, es decir “el muro de la capa se llegaba a poner de techo”, como se decía coloquialmente. En líneas generales hay que concluir lo siguiente.

A) La dirección de las capas es en toda esta zona en general de Naciente a Poniente, excepto en la parte más oriental donde siguen una dirección intermedia entre el Norte y el Este. Esto es evidente en el borde oriental desde Santibañez de Montes a La Silva pasando por Montealegre.

B) Las fuertes pendientes de las capas, es decir lo que se llama una estructura geológica más compleja o un plegamiento más acusado se hallan en el borde del Sur. Además y dentro de este borde del Sur los plegamientos más acusado se daban en la parte del Este, es decir en la zona de Santibañez de Montes (Antracitas de Brañuelas).

C) En esta parte más oriental (zona de Montealegre y La Silva) se de la circunstancia también de que las pendientes muy fuertes se hallan incluso en zonas situadas al Norte. Lo que ocurría en La Silva (Antracitas de la Silva) es bien elocuente. Allí las capas tenían una fuerte pendiente a pesar de que este pueblo no se halla en el borde Sur de la cuenca si no en el límite oriental. En realidad a unos 5 km del borde Sur de la cuenca. En su momento explicaremos como interpretar esto.

D) Los ejes (charnelas) de los anticlinales y sinclinales seguían en general una orientación de Poniente a Naciente. El eje de un anticlinal o un sinclinal se podría definir como la traza o la línea donde las capas “se doblan” es decir donde pasan de tener pendientes al Norte por ejemplo para “caer” o buzar hacia el Sur.

Resumiendo: la estructura geológica en definitiva es la forma geométrica que adoptan las capas. En el área de Torre-Bembibre muy a menudo es muy simple y las capas se hallaban con una escasa pendiente. No obstante en la parte del Sur es decir en la zona situada al Sur de los pueblos de San Andrés, Santa Marina de Torre, Santa Cruz de Montes y Santibañez las capas se hallaban a menudo “dobladas”, es decir plegadas y con pendientes fuertes. Lo mismo sucede en el entorno de Montealegre y La Silva.

Además y dentro del apartado referente a la estructura geológica hay que hablar de un asunto que era “el terror de la mina”. Me refiero lógicamente a las fallas. No obstante este asunto y dada su importancia lo trataremos en un próximo capítulo. Creo que es mejor ir facilitando la información en dosis suaves, porque me temo que si hago unos artículos extensos no los leerá nadie, aunque son muchos los que en El Bierzo conocieron las minas de carbón.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.