En breves días (en concreto el 17 de septiembre al salir el Sol), tendrá lugar (si las nubes no lo impiden) un fenómeno singular en un pueblo de Teruel llamado Valdealgorfa, muy cerca de Alcañiz. Allí a escasos 500 metros del centro del pueblo, hay un túnel que formó parte de la infraestructura de una línea de ferrocarril que hace años dejo de estar en servicio. La antigua vía férrea es hoy un camino que discurre por un túnel de 2139 metros (medidos sobre ortofotos del SIGPAC). Pues bien resulta que dos veces al año el eje de ese túnel, se alinea de tal modo con el Sol que los rayos solares cruzan el túnel de un extremo al otro.

Dada mi afición a estos asuntos y a partir de planos ya desde hace 9 años he venido estudiando este asunto y en buena medida lo he hecho porque muchos años antes me ocupé de otro fenómeno muy similar que ocurría en una mina de carbón de El Bierzo. Me refiero a la conocida normalmente como Mina MILE. En este caso también había dos fechas en las que el Sol legaba a iluminar el fondo mismo del que era su pozo principal que tenía 742 metros de longitud, siguiendo una pendiente de 19º. Lo más curioso de este caso es que las fechas propicias para que este fenómeno sucediera en la mina y suceda en el túnel de Valdealgorfa ¡¡son las mismas¡¡. Lógicamente las horas no ¡¡era lo que faltaba¡¡ pues es evidente que un túnel del ferrocarril difícilmente tendrá una pendiente de 19º. Ese túnel tiene una pendiente de 1º a efectos prácticos y por ello los rayos del Sol sólo lo pueden cruzar en los momentos de salida (también podría ser en principio en los momentos del ocaso). Por el contrario para que el Sol esté a una altura de 19º es obvio que hemos de descartar los momentos del orto y el ocaso.

En el caso de la mina de carbón el fenómeno tenía lugar tanto en marzo como en septiembre unos minutos antes de las 6 de la tarde si era horario de invierno (7 en horario de verano). En el caso del túnel ocurre a la salida del Sol es decir hacia las 7 de la mañana en horario oficial de invierno que son las 8 en el de verano. Podría dar muchos mas detalles como por ejemplo que en cuanto a la hora hay unos minutos de diferencia entre la ocasión de marzo y la de septiembre (tanto en la mina como en el túnel),pero ahora voy a otro asunto. ¿Es casualidad la coincidencia en las fechas?. Pues hay que decir que rotundamente si. Voy a explicarlo.

Aunque en la vida cotidiana decimos que el “el Sol está muy alto o el Sol está muy bajo”, la realidad (o lo que también podemos considerar la realidad) es que el Sol se halla fijo en un plano que forma un ángulo de 23,5º con otro plano que es el plano del Ecuador terrestre. Sin embargo al estar girando La Tierra sobre si misma y a la vez en torno al Sol los rayos solares o si se quiere una línea que vaya del centro del Sol al centro de La Tierra, corta al plano del Ecuador con ángulos que varían desde los 0º (equinoccios) hasta los 23,5º que son digamos “hacia arriba” o “hacia abajo” o si se quiere por encimao por debajo del plano del Ecuador. Este ángulo que forma el plano del Ecuador con los rayos del Sol se denomina DECLINNACION solar. Este valor cambia continuamente a lo largo del año. De modo que si sabemos cual es ese valor en un instante dado podemos saber en que fecha estamos.

Cualquier estructura lineal (eje de un pozo minero o eje de un túnel entre otras) tiene una dirección y una pendiente. Pues bien hay una parte de las matemáticas conocida como trigonometría esférica mediante la cual es posible demostrar que si conocemos la dirección y la pendiente de una alineación y además la latitud geográfica podemos saber cual ha de ser el valor de la declinación para que los rayos del Sol sean paralelos (alineados) con esa estructura o mejor dicho con su eje.

En el caso del túnel los datos son los siguientes: dirección (azimut) 87,479º; pendiente 1º ( descendente hacia el Poniente) y latitud 40,995º Norte . En este caso los intervalos de declinación favorables se sitúan entre los 2º 4´46” y 2º 31´21”; es decir a muchos efectos prácticos entre 2º y 2,5º (positivos).En el caso de la mina los datos eran: 75,023º (dirección), pendiente 19º ( descendente hacia el Naciente) y latitud 42,722º Norte . En este caso los valores adecuados de declinación oscilan entre los 2º 7´10" y los 2º 33´ 23,64" ; es decir de nuevo a efectos prácticos entre 2º y 2,5º.

Como el valor de la declinación es máximo (23,5º positivo) en el día que entra el verano y va disminuyendo poco a poco hasta que entra el otoño es evidente que el valor de 2 a 2,5 grados sexagesimales, se alcanzará unos días ANTES de que empiece el otoño. Por otra parte y como el valor de la declinación es máximo (negativo es decir -23,5º) cuando entra el invierno y luego va disminuyendo su valor (negativo) escasos días antes de que entre la primavera está entre 2 y 2,5 grados sexagesimales pero negativos, es decir en un caso estaríamos un poco “por debajo” del plano del Ecuador. Hay que esperar a que entre la primavera (ese día el valor es 0) y esperar unos días mas para que se alcance el valor de entre 2º y 2,5º pero de signo positivo. Por ello este fenómeno se producía (y se produce) DESPUES del día del equinoccio de primavera pero jamás en el mismo día del equinoccio. Es en definitiva un fenómeno que acompaña precediendo o siguiendo al día del equinoccio, pero no coincidente con este. A efectos prácticos los días adecuados son el 26 de marzo y el 17 de septiembre año tras año.

Hay una muy amplia gama de combinaciones de dirección, pendiente y latitud que pueden dar lugar a una declinación que oscile entre 2 y 2,5 grados sexagesimales. Este es un asunto que se puede analizar matemáticamente, pero no hace falta saber matemáticas para darse cuenta de que se podrían construir multitud de túneles y de pozos inclinados de tal modo que en los mismos y en las fechas citadas (26 de marzo y 17 de septiembre) los rayos solares den lugar a los fenómenos señalados. Por tanto la coincidencia en las fechas fue pura y simple CASUALIDAD y añado de que las probabilidades de que esto suceda son muchas más de las que a primera vista puede parecer. En definitiva que se podrían construir muchísimos túneles y muchísimos pozos mineros en los que en las mismas fechas que ocurre en Valdealgorfa tenga lugar este fenómeno. Por otra parte puedo dar fe de que cuando se diseñó y se excavó el pozo de la Mina MILE, se hizo pensando únicamente en extraer carbón lógicamente y no en que el Sol entrase por el mismo. Yo fui uno de los técnicos que participamos en esa labor.

Lógicamente en cualquier caso hemos de tener en cuenta la latitud y si además queremos que ocurra la misma hora el asunto se complicaría mas, pero eso esto es ya otro asunto. Inserto una imagen del Túnel de Valdealgorfa (tomada de la página de “Amigos del Túnel del Sol de Valdealgorfa”) en la que se ven los rayos del Sol saliendo del Túnel. También una imagen del pozo minero de la Mina MILE (capturada de un video que se conserva del fenómeno) en la que se observa como entran en el mismo los rayos solares. En el caso de la mina la observación se hacía teniendo al Sol a la espalda pues dada la pendiente de 19º los rayos solares pasaban por encima de los observadores. En el caso de Valdealgorfa la observación hay que hacerla por el contrario mirando al Sol pues si se hiciese en el otro extremo los observadores taparían la entrada del túnel.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.