Continuando con lo expuesto en el artículo anterior, hay que señalar que actualmente incluso materiales naturales tan raros, especiales y peculiares como el diamante se pueden fabricar de modo artificial. Es bien sabido por ejemplo, que ya en el año1.955 se logró fabricar diamantes artificiales algo que parecía imposible dadas las enormes presiones y temperaturas requeridas para ello. En el campo de la medicina las prótesis de cadera o incluso los corazones artificiales están logrando metas que hace algunas décadas parecían imposibles. Cada vez parece evidente que los humanos lograremos igualar e incluso superar a la Naturaleza. Otro tema es que lo hagamos para bien o para mal; pero este es otro antiguo, interesante y diferente debate.

Por otra parte es evidente que el progreso de la Humanidad, se ha logrado en buena medida a base de luchar contra La Naturaleza. La vida que llevamos los humanos desde de hace muchos siglos (viviendas, aprovechamientos de recursos naturales, progreso técnico, …); se ha logrado en muy buena medida a costa de alterar el medio natural. En realidad, el progreso humano es resultado de la lucha contra la Naturaleza. En esta misma línea cabría preguntarse si es mejor tener, por ejemplo, campos bien cultivados con huertas, cereales, flores, viñedos, árboles frutales,….que tenerlos abandonados y a expensas de lo que la Naturaleza tenga a bien disponer.

Cabría preguntarse incluso que es lo mejor, si vivir en un entorno completamente natural, pero incómodo como el de los humanos de hace milenios (vivir en grutas naturales, por ejemplo), o aceptar un cierto grado de transformación o incluso de deterioro del medio natural.

Cabría añadir a todo lo expuesto que lo natural a menudo es perjudicial para los humanos. Un terremoto, las epidemias, las inundaciones y en definitiva cualquier catástrofe natural es perjudicar par los humanos. La muerte misma es algo natural y esto no implica que sea bueno. El destino natural de la Humanidad desde una perspectiva científica es la extinción y esto no es bueno. Es más una de las metas más importantes de la Humanidad ha de ser lograr la supervivencia eterna como especie; ya que a nivel individual está bastante claro que es imposible. En una palabra, que afirmar que todo lo que es natural es bueno siempre es muy discutible.

La explicación de esta situación que siempre e incluso hoy día parece muy difícil, es en mi opinión muy sencilla. Los productos llamados artificiales son en definitiva productos de la inteligencia humana y esta al igual que la de los animales (que también son inteligentes); es resultado de un proceso natural: la Evolución. Por tanto, la distinción entre lo natural y lo artificial quizá no tiene sentido alguno. Todo es en definitiva natural.

Resumiendo por tanto, los postulados ecologistas se pueden rebatir argumentando lo siguiente:

  1. Lo natural no siempre es bueno para los humanos.
  2. Los logros de la naturaleza los podemos alcanzar o incluso superar los humanos.
  3. El bienestar de los humanos se ha logrado en buena medida a base de luchar contra La Naturaleza y de transformar el entorno natural.
  4. La diferencia entre lo natural y lo artificial, quizá es sólo ficticia. Todo es natural.
  5. Las tecnología que puede servir para contaminar el medioambiente; también se puede utilizar para devolverlo a su estado natural. No es mala en si la tecnología, si no el uso que se hace de la misma.

 

Aclaro no obstante, que yo no he tenido apenas contacto con personas que se consideran ecologistas convencidos y por tanto no puedo opinar sobre las mismas. No obstante, si es cierto como he oído, que las doctrinas ecologistas se parecen en ciertos casos a las doctrinas religiosas; me parecen un profundo error. Las religiones se fundamentan en creencias y las creencias son por definición verdades que no se pueden demostrar.

EL FUTURO

En esta época de la historia de la Humanidad nos hallamos en las puertas de la exploración del espacio externo a la Tierra. La Luna es la primer escala. Ante esta situación y dado que el Universo por lo que sabemos es infinito, lo que cabe es pensar en extraer todos aquellos recursos naturales que sean beneficiosos para la Humanidad. Creo haber leído hace años que algunas personas formulaban objeciones de orden moral o ético a la hora de plantear el tema de la exploración y en su caso adaptación del planeta Marte para que sea habitable. Me parece un error. Todo aquello que sea bueno para la Humanidad es bueno y punto. En cualquier caso aquí nos hallamos ante un asunto que quizá trascienda el aspecto puramente científico.

La imagen que adjunto tomada de la Red (explonatura. Rebeca Sánchez),puede servir para reflexionar en torno a este asunto. Las ideas ecologistas llevadas al extremo podrían entenderse como que hemos de volverá vivir como en la Prehistoria.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.