Una de las razones por las que escribo estos artículos es para dejar constancia de una serie de datos que presumiblemente será preciso tenerlos en cuenta en el futuro, cuando yo ya no esté en condiciones de dirigir ni la construcción, ni la reparación de parques de este tipo. Daré por hecho que el nivel medio de conocimientos de la sociedad irá aumentado y por ello cualquier persona con unos conocimientos elementales de astronomía sabrá que la situación de partida consiste en saber la altura y el azimut del Sol en cualquier instante. A partir de aquí el primer dato que hay que señalar, es que la altura de referencia adoptada para saber la posición en un suelo horizontal de la sombra de un objeto son 3 metros. Esta es la altura del objeto (puntual), al que llamaremos PR cuya sombra señala en las parques solares de Castropodame y Bembibre las fechas, las horas y demás. El punto ubicado en el suelo y justamente en la vertical de PR, le denominaremos B0. Hay que tener en cuenta la influencia de la refracción, el drenaje y quizá más detalles pero los 3 metros es un dato clave entre otros motivos porque es en buena medida pura y simple elección del diseñador. Por tanto distancia PR-B0 = 3,00 metros.

Asimismo supongo que será fácil intuir que la posición de la sombra señalizado en las diferentes fechas y horas del año se puede expresar en coordenadas rectangulares o en coordenadas polares y asimismo que no siempre serà posible hacer el replanteo desde la vertical de PR. En este caso hay que hacer un cambio en el origen de coordenadas, que en vez de estar en PR estará en cualquier otra parte que se elija a voluntad. Pues bien en el caso de Castropodame y también de Bembibre al nuevo origen de coordenadas le llamaremos B1. Tanto en Bembibre como en Castropodame B1 se situaron justamente al Norte de B0 es decir siguiendo un azimut desde B0 a B1 de 400,000g (360,000º). La distancia de B0 a B1 en Castropodame es de exactamente 8,305 m. En el caso de Bembibre la distancia B0-B1 es sin embargo 8,135 m. En cualquier caso tanto en Castropodame como en Bembibre están señalizadas las bases es decir B0 y B1 para que se pueda comprobar siempre cual es la distancia entre esas bases de replanteo. Las ubicadas justo al norte de los cuadrantes es importante que se mantengan en el tiempo y por ello se dispuso en ambos casos un mojón de hormigón en el que están señalizados los puntos B1 de ambos parques solares.

Lógicamente hay además miles de datos que corresponden a las coordenadas de las miles de posiciones representadas en estos parques. Estas coordenadas en el caso de Bembibre hace ya prácticamente 20 años que se las facilité al Ayuntamiento de Bembibre.

EL AÑO DE REFERENCIA

De todos lo mas importante de cara al futuro es saber el año que se tomó como referencia para hacer el parque. Es bien sabido que no todos los años son iguales. Mas en concreto, se sabe desde hace siglos que el número de días que tiene el año no es ni 365, ni 366, es 365 y un cuarto de día más,…aproximadamente. Esto supone ( es relativamente sencillo deducirlo) que en un ciclo de 4 años; en el que el año uno sea bisiesto (por ejemplo el año 2004), si queremos reducir al mínimo la diferencia entre el año de referencia y los sucesivos, hemos de elegir como año de referencia el tercero del ciclo. Es decir en este siglo XXI los años más adecuados para tomarlos como referencia son el 2002, el 2006, el 2010, el 2014, el 2018,…..y así sucesivamente. De este modo y en principio el desfase entre el año de referencia y los sucesivos sería como máximo en el peor de los casos de sólo 12 horas (medio día) una veces por defecto y otras por exceso. Este desfase en la fecha también tiene inevitablemente su repercusion en la indicación de la hora y puede llegar a suponer un desfase de 15 segundos. No obstante este es un punto que aún tengo que analizar mas.

El problema es que esa demasía que habitualmente tiene el año real con respecto al oficial, no es de exactamente 6 horas, si no de sólo 5 horas 48 minutos y 47,5 segundos, es decir 5,81319 horas. Así pues con ese día que metemos cada 4 años para ajustar los años oficiales a los reales, lo que hacemos es añadir 24 horas cuando debieran ser sólo 23,25277 horas. Es decir añadimos 0,7472 horas de mas, que al cabo de un siglo (25 ciclos de 4 años) son algo mas de 18 horas es decir tres cuartas partes de un día. Por todo ello en períodos de tiempo de 100 años se hace una corrección y en períodos de 400 años otra más. Aquí está otro problema mas. En consecuencia eso que dije de que el desfase máximo en el peor de los casos será de sólo 12 horas, no es cierto cuando transcurren varios ciclos de 4 años. Las cosas se puedan complicar mas. Por todo ello es esencial saber cual fue el año tomado como referencia para construir el parque ya que en función de ello en el futuro, se podrán comprobar sobre el mismo esos ajustes que a largo plazo (superior al de la duración media de la vida humana); hay que hacer para intentar ajustar el calendario oficial a la duración real del año. El año de referencia en el Parque Solar de Bembibre fue el 1998 y en el de Castropodame el 2002.

Termino con unas imágenes de las obras de rehabilitación del Parque Solar de Castropodame. Como el año de referencia fue el 2002, en este año 2018 no debiera a simple vista al menos notarse desfase alguno ya que este ha de suponer (por lo que hasta ahora se), menos de 5 segundos en la indicación de la hora, magnitud tan insignificante que no se percibe a simple vista. Así es en efecto en base a las observaciones hasta ahora efectuadas. Veremos que ocurre el año próximo.

Rogelio Meléndez Tercero

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.