Folgoso de la Ribera ha aprobado en Pleno un presupuesto para el próximo año 2018 de 751.897 euros. A pesar de una mayor presión fiscal para los ciudadanos, por el incremento del recibo del IBI derivado de la regularización catastral del Ministerio de Hacienda, el Ayuntamiento ha visto reducida la recaudación por impuestos así como una retirada de fondos estatales correspondientes al Ayuntamiento.

El alcalde de Folgoso, Tomás Vega Moralejo, reconoce en una nota de prensa que existen quejas de los ciudadanos por las cantidades que pagan del Impuesto de Bienes Inmuebles, “tanto de naturaleza rústica como de naturaleza urbana”. Sin embargo, ha insistido que este aumento no se debe al propio Ayuntamiento, sino a los incrementos derivados de la regularización de 2008, “cuyo resultado se repartió en los siguientes diez años”. También destaca el incremento del valor catastral de algunas propiedades, detectados por el Catastro en revisiones posteriores.

“En lo que respecta al Ayuntamiento, éste no ha variado el tipo impositivo de ningún impuesto municipal desde octubre de 2010, momento en el que se bajó el tipo al mínimo establecido por la ley tanto del IBI como del impuesto municipal de Vehículos”.

Ello supone, destaca, “no sólo recaudar menos, y por tanto menos posibilidad de hacer cosas en el municipio, sino una retirada de fondos del Estado por lo que éste entiende como un esfuerzo fiscal demasiado bajo (por ejemplo ha tocado devolver 10.795,93 euros del ejercicio de 2015)”.

El equipo de gobierno confirma que, a pesar de la situación, “no aumentará los impuestos”, con esta decisión que espera que se entienda “como una forma de repercutir un beneficio directamente en el bolsillo de los ciudadanos con lo que éstos se ahorran en impuestos”.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.