Un homenaje a la minería en Igüeña sirve como reclamo con el mural que ha elaborado el leonés David Esteban. En el mismo, la imagen de un minero tiznada de carbón con una mirada que refleja la dureza de la mina, pretende servir como reclamo para los visitantes y peregrinos que realizan el Camino Olvidado.

El grafiti, junto al albergue de peregrinos, ha sido elaborado durante más de 10 días para dar la bienvenida a los visitantes y recordar el pasado minero de una cuenca que durante años ha tenido una dependencia absoluta con el carbón.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.